Noticias

Noticias

Necesario proteger derechos de la niñez mexicana

 

COMUNICADO DE PRENSA * Reitera Consejo Interreligioso al Poder Legislativo analizar a fondo iniciativas sobre uniones del mismo sexo y su derecho a la adopción *Necesario proteger derechos de la niñez mexicana


Sin negar la obligación que el Estado Mexicano tiene para promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de todas las personas a partir de los principios establecidos en la Constitución, es necesario que el Congreso de la Unión haga un análisis del impacto y consecuencias que implican las iniciativas para reformar la Constitución y el Código Civil para definir la unión de personas del mismo sexo como “matrimonio” y su eventual derecho a la adopción, expresaron iglesias agrupadas en Consejo Interreligioso de Chiapas.


Expresaron que la defensa de la familia tradicional es respeto a la naturaleza humana sin detrimento de ser respetuosos con quienes piensan y actúan en forma diferente porque no se puede dejar de denunciar lo que perjudica a las personas y a la sociedad.


“Eso no es homofobia, no es desprecio a quienes piensan en forma diferente, ni cuestión de creencias; es respeto a la naturaleza humana. Ese es un derecho de los niños, no una discriminación a las personas que sienten atracción por el mismo sexo. No es posible garantizar los derechos de las minorías, negando el derecho de los niños y niñas a tener un desarrollo sano en las mejores condiciones para su bienestar integral”, expresaron.


En relación al término “matrimonios del mismo sexo”, las iglesias del Consejo Interreligioso de Chiapas dijeron que es preocupante que se violen los derechos de aquellas personas o servidores públicos del registro civil que podrían intervenir en el proceso de legalización de uniones conyugales entre personas del mismo sexo y en la adopción de niños por dichas uniones, a que se les obligaría a actuar en contra de sus principios morales y de su conciencia violentando su derecho a la libertad de ensamiento.


En ese sentido, exhortaron al Poder legislativo a tener las siguientes consideraciones en relación a las iniciativas presentadas por el Ejecutivo el pasado mes de mayo:


a) Mostrar voluntad y encontrar otras formas legales para proteger los derechos de las minorías, sin vulnerar la naturaleza de la familia. Si dos personas del mismo sexo quieren cohabitar son libres de hacerlo, aunque nosotros no lo aceptamos moralmente. Se les pueden llamar “bodasigualitarias”, “convivencias maritales”, “uniones en sociedad conyugal”, “sociedades en convivencia”, o de otra forma, pero no “matrimonios”, pues no lo son. Proteger derechos de los que tienen otras preferencias sexuales, como compartir sus bienes y asegurar herencias, se puede lograr con un convenio entre personas, de cualquier sexo.


Que antes de tomar una decisión, todos los órganos o instituciones legislativas, administrativas y judiciales, apliquen el estudio sistemático y procedan a investigar científicamente los problemas de conducta, emocionales y de desarrollo que pueden generarse en los niños y niñas que viven con una pareja del mismo sexo bajo régimen conyugal. Existen investigaciones a nivel internacional que dan cuenta de los impactos emocionales y cognitivos en su desarrollo.


b) Garantizar el “interés superior de la niñez” y su derecho a decidir de manera libre e informada y a una edad prudente, si quieren crecer y desarrollarse con una pareja del mismo sexo.


c) Garantizar que a las organizaciones, servidores públicos y ministros de culto se les dé protección debida a sus principios, su fe y sus aspiraciones a través de promover la reglamentación de la Libertad Religiosa y el respeto a la Objeción de Conciencia.


Manifestaron su voz, su sentir y solicitaron a los legisladores de ambas cámaras que los atiendan y les den respuestas basadas en el equilibrio moral, legal, histórico, cultural y social. Señalan que aspiran a tener un país con individuos fortalecidos en lo social y en lo moral y eso solo se logra en un ambiente democrático y de respeto a los derechos de todos por igual.


Firman al calce el Consejo Interreligioso de Chiapas. * Obispo Fabio Martínez Castilla (Arquidiócesis de Tuxtla) * Obispo Felipe Arizmendi Esquivel (Diócesis de San Cristóbal de las Casas) * Pte. Virgilio González Rodríguez (Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días) * Obispo Leopoldo González G. (Diócesis de Tapachula). * Isidro Gómez E. (Iglesia Presbiteriana) * José Luis Aguilera Cruz (Vicepresidente del Consejo Interreligioso de Chiapas). * Presidente Julián Hernández Moreno (Iglesia Presbiteriana CIPRECH). * Superintendente Miguel Ángel Ceballos Hernández (Iglesia del Nazareno en México. Distrito Sur y Presidente del CICH). * Pastor Marco Antonio Velazco S (Iglesia del Nazareno en México, Dto. Sur)

"

 

Comparte con tus amigos

Comprate en Facebook
Comparte en Twitter
Comparte en Whatsapp