Pese a que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró inconstitucionales los artículos del Código Civil del estado que establecían que la unión civil sólo podía ser entre un hombre y una mujer para perpetuar la especie, el Congreso local se niega a acatar dicha sentencia

Luego de dos años de mantenerse en la lucha a favor del matrimonio igualitario, Unidos Diferentes Asociación Civil (UDAC), dio a conocer que pese al fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) este tipo de uniones aún no son posibles en Chiapas.

A la fecha se tiene conocimiento que son alrededor de 120 parejas las que se han acercado a las oficialías abiertas que hay en Tuxtla Gutiérrez, con la intención de casarse; no obstante, en todos los casos les han sido negados sus derechos.

Cabe recordar que, en julio pasado, la SCJN declaró inconstitucionales los artículos del Código Civil del estado que establecían que el matrimonio civil sólo podía ser entre un hombre y una mujer para perpetuar la especie; sin embargo, el Registro Civil del estado se opone a efectuar los matrimonios igualitarios debido a que el Congreso local aún no ha emitido una notificación oficial en la materia.

De acuerdo con Ricardo Acero Galindo, coordinador jurídico de UDAC, la posición de Flor Coello, directora del Registro Civil, es que no se efectúen matrimonios igualitarios hasta que el Poder Legislativo estatal notifique a esta institución que así debe hacerlo.

A consideración del activista, el Congreso del estado y, sobre todo, el poder Ejecutivo, se rehúsan a cumplir la sentencia de SCJN, por lo que UDAC —organización que promovió la acción de inconstitucionalidad con el apoyo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos— ya emitió un juicio de amparo para que la máxima autoridad legislativa explique las razones por las que no ha acatado la ordenanza y se publique el derecho al matrimonio igualitario en el Diario Oficial.

“Con el acercamiento que hemos tenido con el Registro Civil entendemos que, operativamente están listos, sólo esperan la notificación oficial del Congreso del estado”, explicó el jurídico.

Desde la sentencia de la SCJN, se esperaba que para los meses de octubre y noviembre se efectuaran las primeras uniones igualitarias; sin embargo, la cerrada posición del Congreso local imposibilita que las expectativas se alcancen.

“Lamentablemente vemos una posición muy cerrada al tema, sobre todo por las negociaciones que los legisladores tienen con los grupos religiosos, algo que por supuesto nos preocupa”.

Manifestó que la organización tiene conocimiento que el Congreso del estado ya fue notificado sobre la invalidación de los artículos 144 y 145 del Código Civil local, según la información brindada por la Sección de Trámites y la Oficialía Mayor de la SCJN; sin embargo, los diputados no han notificado al Registro Civil que ya puede realizar los enlaces de parejas del mismo sexo.

El amparo interpuesto por esta organización está viabilizado hacia el presidente del Congreso del estado y no particularmente a Eduardo Ramírez Aguilar, quien declaró que por presión de grupos religiosos no aprobó el matrimonio entre parejas gay en Chiapas; por lo que integrantes de la UDAC esperan que sea Willy Ochoa, actual presidente de la Mesa Directiva, quien actúe en la materia.

Aunque ninguno de los integrantes de UDAC ha tenido acercamiento con la nueva Junta de Coordinación Política, señalan que sí confían en que sean ellos quienes solucionen el problema que afecta a toda la población LGBT en el estado.

“Sabemos que son conscientes de que dejarlo pasar viola los derechos humanos de las parejas gay”.

Asimismo, señalaron que aspiran a que en próximas semanas tengan una reunión con Willy Ochoa para conocer su posicionamiento y las medidas que tomará la mesa que preside.

Con igualdad de derechos

En entrevista, Ricardo Acero Galindo dio a conocer que, al aprobarse el matrimonio igualitario, las parejas legalmente casadas adquieren todos los derechos que tiene una pareja heterosexual, como el social, a los bienes mancomunados, igualdad en salud y para la adopción.

“No se les haga extraño que en muy poco tiempo ya haya una pareja que registre un hijo legalmente”, dijo.

Declaró que no hay una restricción de derecho en el matrimonio igualitario en relación con el matrimonio heterosexual.

Hay entidades federativas que han modificado su Código Civil, con el fin de legalizar el matrimonio igualitario; la Ciudad de México fue la pionera en el tema y en 2009 aprobó las bodas entre parejas gay.

Coahuila fue el segundo en hacerlo; en 2014, su Congreso aprobó esta medida y ese mismo año la implementó en su totalidad. En 2016, el Congreso de Jalisco lo aprobó por unanimidad; Quintana Roo permite el matrimonio entre parejas del mismo sexo debido a un vacío legal que no especifica que esta unión civil sea exclusiva entre un hombre y una mujer.

Morelos, Colima, Michoacán, Campeche y Nayarit son entidades que también aceptan el matrimonio igualitario en México.

 

Fuente: Aquí Noticias