• Porque sin esa libertad no hay libertad de ningún tipo.
  • Es lo mismo que ocurre en materia de derechos. Sin el derecho a la vida no es posible ningún otro derecho.
  • Sobre todo, no hay ni habrá libertad de pensamiento.

 

El enemigo del Occidente cristiano, es decir, libre, no es Corea del Norte sino China. Si el oligofrénico de Kim Jong-Un reta a Occidente lanzado misiles por encima de la cabeza de los japoneses es porque saben que las demoliciones de Pekín son una chufla. Xi Jinping quiere a Corea del Norte fastidiando a Occidente.

Resumiendo, el enemigo oriental del Occidente cristiano y libre no es Corea del Norte, Es China.

¿Y con el mundo islámico? Algo similar. El enemigo de Occidente en el mundo árabe no es Irán sino nuestros amigos de Arabia Saudí. Ni en China ni en Arabia hay libertad religiosa para los cristianos. Había libertad en Siria, nuestro enemigo, no la hay en Arabia, nuestro amigo.

Y sin libertad religiosa no hay ningún tipo de libertad. ¿Quieren ustedes testar el grado de libertad de un país? Reparen en si los cristianos disfrutan de libertad de culto.

 

Fuente: Hispanidad