En un inusual encuentro celebrado en la sede del Ministerio de Relaciones de Exteriores, expertos de varias instituciones propusieron el diálogo interreligioso como fórmula para una sociedad más justa y tolerante, y como pilar de convivencia en las sociedades modernas.

“Esta interacción representa una oportunidad por un lado y un desafío por el otro, que requiere el compromiso de los estados para garantizar el pluralismo, la libertad de conciencia y de religión, el respeto mutuo y la convivencia en armonía”, dijo Laura Mariela Bari, agregada Cultural, de Educación y Cooperación de la Embajada argentina al inaugurar el acto.

Auspiciado por el Ministerio de Exteriores de Ecuador y por la Embajada argentina en Quito bajo el título de “Cultura para la paz“, los ponentes del encuentro defendieron la inseparable participación de la religión en la sociedad y que, como tal, el diálogo entre ellas es necesario.

Bari recordó que en Argentina el diálogo interreligioso se encuentra “entre la prioridades de la agenda internacional”, y en las últimas décadas se ha fomentado como una solución propicia “de parte de los problemas globales”.

Entre los artífices de ese diálogo está el actual Papa Francisco, que siendo cardenal alentaba los encuentros con todo tipo de líderes de otras religiones.

Un diálogo, según Bari, que se vio incluso alentado durante los años de grave crisis económica en Argentina.

Fernando Ponce, rector de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, apeló a la necesidad de cuidar el planeta como propiedad de la humanidad y recordó que el papa no lo ve como un planeta sino como una “casa común” de toda la humanidad y que “está en deterioro”.

“La reconciliación entre los individuos de la especie homo sapiens contribuye al bien de todos los vivientes, y por ende al cuidado y buena gestión de la casa común”, destacó Ponce.

Y defendió que el diálogo entre las distintas religiones, y entre éstas y el mundo secular, “son un aporte positivo” para el bien de la humanidad.

En representación del judaísmo, participó en el acto Camilo Torres Perl, co-director de la ong Israel sin Fronteras, quien agregó que el diálogo interreligioso es “posible y viable”, y puso como ejemplo a su propia familia, formada por creyentes del catolicismo y del judaísmo.

“El diálogo es precisamente utilizar la palabra para comunicarnos positivamente, pero en estas últimas décadas, a pesar de los tantos medios a nuestra alcance, ese diálogo no ha mejorado precisamente”, señaló.

Y pidió al Estado, a través de sus distintas instituciones, que fomente el marco jurídico necesario y apoye la creación de instituciones y espacios que permitan este diálogo.

No obstante, para Torres la última decisión está en manos del ciudadano porque “alguien tiene que dar el primer paso“.

Desde hace dos años su ong mantiene un diálogo activo y “permanente” con iglesias evangélicas, con el objetivo, dijo, “de sentirnos amigos, compartir festividades y espacios e inquietudes“.

 

Fuente: MSN Noticias