Cuando sus hijas eran pequeñas, Khadija Athman podía celebrar las principales fiestas islámicas de Eid al-Fitr y Eid al-Adha.

Abrían regalos y se cubrían las manos con jena. Después de la oración, desayunaban en un puesto de panqueques antes de pasar el día en el cine y en un restaurante.

Eid es como nuestra Navidad. Crecí con eso y estaba tan entusiasmada con Eid que quería criar a mis hijas con la misma emoción y sentimiento“, comenta Athman con el rostro iluminado al hablar de las tradiciones familiares.

Pero para sus hijas, los cálidos recuerdos se desvanecían cada vez que se otorgaban certificados de asistencia a los compañeros de clase en un suburbio de Virginia. El honor eludió a las hijas de Athman, Nusaybah y Sumayvah, que estaban resentidas porque no asistían a la escuela durante las fiestas musulmanas, según cuenta la madre.

Los estudiantes musulmanes y judíos en los condados de Fairfax y Prince William han tenido que decidir durante mucho tiempo si desean celebrar un feriado religioso o asistir a la escuela, una lucha a la que comunidades de diversas religiosas de todo el país han tenido que enfrentarse.

A veces los estudiantes se sienten obligados a elegir entre la fe y la escuela. “No quieren pasar las vacaciones con su familia porque no quieren faltar a la escuela“, comenta Meryl Paskow, una voluntaria del grupo interreligioso Virginians Organized for Interfaith Community Engagement.

A principios de este año, el grupo interreligioso persuadió a los líderes escolares de los suburbios del norte de Virginia a ser más indulgentes con los estudiantes que se saltan las pruebas debido a un feriado religioso. Los superintendentes en los condados de Fairfax y Prince William acordaron evitar que las pruebas y los principales eventos escolares caigan el día antes o después de las principales festividades musulmanas y judías, aunque la escuela siga siendo lectiva en esos días.

El cambio pone a los dos distritos escolares del norte de Virginia en una alineación más cercana con otros sistemas escolares diversos en el país, incluidos varios en Maryland, Nueva York y Nueva Jersey.

En Prince William, las ausencias escolares por días festivos religiosos no se tiene en cuenta a la hora de hacer el registro de asistencia de un estudiante. Esa opción habría proporcionado aliviado los sentimientos de Athman.

“Quiero que estén orgullosos de su herencia, que estén orgullosos de su religión. Se siente más como una competencia cuando no debería ser una competencia. Debes poder practicar tu religión sin tener que competir con la escuela”, señala.

El grupo interreligioso, que se ocupa de cuestiones como la vivienda asequible, la atención médica y los derechos de los inmigrantes, adoptó las vacaciones religiosas escolares como una causa hace más de un año.

Son excelentes estudiantes y no quieren perderse un examen“, explica el rabino Michael Holzman de la Congregación Hebrea del Norte de Virginia.

El grupo interreligioso solicitó a los superintendentes en Fairfax y Prince William que no se realizaran pruebas, asignaciones importantes o eventos escolares en los días de Rosh Hashaná, Iom Kipur, la primera noche de Pascua, Eid al-Fitr y Eid al-Adha.

A los maestros de Fairfax se les ordenó no programar exámenes en ciertas festividades religiosas y el distrito envía recordatorios trimestrales a los directores, según cuenta el vocero del distrito John Torre.

Algunos distritos escolares en otras partes del país han realizado adaptaciones religiosas durante décadas al conceder las vacaciones o al excusar las ausencias. En Nueva York, a los estudiantes les han dado “libertad” para el Rosh Hashaná y el Yom Kipur desde la década de los sesenta, de acuerdo a informaciones del representante del distrito escolar Michael Aciman. El Eid al-Fitr y el Eid al-Adha se agregaron al año escolar 2015-2016.

“Estas vacaciones escolares ayudan a garantizar que un número significativo de familias y personal de la ciudad de Nueva York no tengan que elegir entre celebrar un feriado religioso o asistir a la escuela”, comenta Aciman.

En Paterson (Nueva Jersey), las escuelas cierran solo durante una festividad por cada religión mayor, según la vocera escolar Terry Corallo. Por ejemplo, los estudiantes no tiene clase durante una de las festividades de Eid, una decisión que el distrito hace en consulta con los líderes religiosos.

El cierre de todas las festividades religiosas evitará que el distrito, que cuenta con 28,000 estudiantes, alcance el número de días escolares exigidos por el estado.

El rabino Ronald Halber, director ejecutivo del Consejo de Relaciones Comunitarias Judías de Greater Washington, dijo que los sistemas escolares en comunidades con grandes poblaciones judías generalmente muestran una mayor sensibilidad a las fiestas.

La población judía de Fairfax ha crecido sustancialmente en las últimas dos décadas, según Halber. Si el sistema escolar examina el número de estudiantes musulmanes y judíos “podrían sorprenderse“.

Sin embargo, los líderes con el grupo interreligioso no han persuadido a todos. En ese sentido, los estudiantes de la congregación de Holzman en Reston (Virginia) informaron acerca de conflictos académicos en Rosh Hashaná durante este año escolar.

 

Fuente: Infobae