La influyente Iglesia católica boliviana se sumó este martes a varios sectores en pedir la abrogación de un polémico código penal, tras denunciar que está hecho a medida del poder y no del pueblo, en medio de un conflicto que no da tregua.

El gobierno logró un respiro al firmar la noche del lunes un acuerdo con los médicos -al término de una huelga de 47 días de hospitales públicos-, tras eliminar un artículo del flamante código penal sobre la mala praxis.

Sin embargo, otros sectores continúan en la protesta arguyendo que hay otros articulados contrarios a sus intereses y exigiendo la eliminación de toda la ley.

Es el caso de la Iglesia católica, que en un comunicado pidió al poder Ejecutivo que “se tenga la sabiduría de abrogarlo y se inicie un debate amplio, franco y transparente” para elaborar una nueva norma.

La jerarquía católica calificó la nueva norma de “un código hecho a la medida de los intereses del poder y no de los del pueblo“.

Según la Iglesia, la norma criminaliza el derecho a la protesta ciudadana, despenaliza el microtráfico de droga, pone en entredicho la libertad de expresión, introduce control en las redes sociales, atenta contra la libertad religiosa y deroga artículos contra las ganancias ilícitas y daños lesivos contra el Estado.

Otros sectores, como transportistas, sindicatos de prensa, maestros y dirigentes civiles han pedido la anulación del código, aunque el gobierno ha considerado en los últimos días un pedido imposible de atender.

A la par, se han registrado esporádicos cortes de ruta en varias ciudades de Bolivia, mientras que en Potosí (sureste) hay un paro contundente que paralizó esa ciudad andina.

Trabajadores del sector salud volvieron a marchar este martes en La Paz y Santa Cruz (este) pues rechazan el acuerdo de los médicos con el gobierno. Un grupo de dirigentes de los profesores públicos también continúa en huelga de hambre.

Para el jueves se tiene prevista una huelga en la región de Santa Cruz, la más próspera del país, declarada por un conservador comité civil, que buscaba la adhesión de otros departamentos.

En un reciente mensaje de Twitter, el presidente Evo Morales destacó que los médicos hayan suspendido la huelga de galenos “que tanto daño causó a miles de médicos“.

Morales espera aplacar las protestas ante la inminente llegada al país del rally Dakar, el jueves 11.

 

Fuente: Eco Diario