Mantiene una ley que impide a los gobiernos multar a los cristianos u otros creyentes si se niegan a prestar servicios a bodas de personas del mismo sexo. La norma no permite que un negocio rechace el servicio, sino que las personas se acojan si va contra sus creencias.

La Corte Suprema de los Estados Unidos permite que entre en vigor en Mississippi una ley que protege a los cristianos y otros creyentes de posibles sanciones por parte del Gobierno si rechazan ofrecer sus servicios en ceremonias matrimoniales entre personas del mismo sexo.

La ley fue firmada por el gobernador del Estado Phil Bryant en abril de 2016, sin embargo desde entonces ha estado bloqueada y no se ha podido aplicar. Hasta ahora.

El abogado de Alliance Defending Freedom (AdF), Kevin Theriot, ha mostrado su satisfacción ya que la única intención de esta ley era que los ciudadanos “no vivieran con miedo a perder sus carreras y sus negocios simplemente por afirmar que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer“.

Los defensores de la familia y el matrimonio confían que esta decisión influya en otros casos de libertad de conciencia pendientes de resolución en el Tribunal Supremo

La ley no permite a los negocios rechazar el servicio en general, sino que sólo protege a las personas y su negativa a participar en una ceremonia que viola sus creencias más íntimas. Además también protege a las entidades que mantienen separados los baños de hombres y de mujeres.

Los abogados defensores del matrimonio y la familia esperan que la decisión de la Corte Suprema permitiendo la ley de Mississippi pueda influir en otros casos de libertad religiosa. El tribunal asumió el caso Masterpiece Cakeshop contra la Comisión de Derechos Civiles de Colorado, cuyos alegatos orales se presentaron el pasado mes y se espera una decisión para el mes de junio.

 

Fuente: Actuall