El pastor cubano Mario Félix Lleonard conversó con el nuevo embajador, Sam Brownback, durante su juramentación en el cargo este jueves en el Capitolio de Estados Unidos. A la ceremonia asistió el vicepresidente Mike Pence.

Cuba será “una prioridad” para el nuevo embajador de la Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos, Sam Brownback, dijo a Radio Martí el pastor cubano Mario Félix LLeonart Barroso tras asistir a la juramentación.

Su nombramiento coincidió con el Desayuno Nacional de Oración, en el que el presidente Donald Trump nombró a Cuba entre los “regímenes represivos“, y aseguró que su gobierno está del lado de los que sufran “persecución” debido a su fe en cualquier país del mundo.

Brownback, nominado para el cargo en julio pasado y confirmado luego pese a la oposición de los demócratas, asumió oficialmente en el cargo el jueves en una ceremonia en el Capitolio en la que participó el vicepresidente Mike Pence.

El pastor Lleonard Barroso pudo conversar brevemente con Brownback, a quien además entregó el informe del Instituto Patmos sobre el acoso a los religiosos en Cuba.

El Gobierno de Trump ha endurecido su posición respecto a la falta de libertades en la isla, pero Cuba no figura entre las naciones sancionadas por Estados Unidos por supuestas afrentas a la libertad religiosa.

“Para mí ha sido un privilegio no solamente participar, sino poder intercambiar ese día de investidura, cinco minutos con el embajador, que se mostró muy interesado por la situación de las libertades religiosas en Cuba y me manifestó que esta sería una de sus prioridades”, dijo el pastor cubano.

El informe del Instituto Patmos, -una organización de la sociedad civil que monitorea y defiende las libertades religiosas-, se refiere a las víctimas y victimarios de lo que cataloga como una “cacería de brujas”.

Entre los casos documentados y presentados para el examen Periódico Universal de 2018, están los de expulsiones de universidades por motivos religiosos y políticos.

El exsenador Brownback expresó durante el evento que la libertad religiosa internacional exige defender los derechos de las poblaciones más vulnerables de manera urgente.

“Nunca antes ha habido tanta persecución religiosa que en el mundo, me entristece decir eso”, dijo el nuevo embajador. “Sin embargo, este es un derecho humano fundamental. Si desea más seguridad y menos terrorismo en su país, tenga más libertad religiosa. Es un subproducto, un fruto de más seguridad y paz”.

Religiosos cubanos demandan, por ejemplo, la legalización y apertura de escuelas religiosas, prohibidas tras la llegada al poder de Fidel Castro, acceso a los medios bajo el control estatal y una Ley de Culto.

 

Fuente: Martí Noticias