Addis Abeba, 9 feb (PL) Aunque la intolerancia religiosa es un desafío global que afecta la paz y la seguridad de las comunidades, la armonía interreligiosa en Etiopía evita esa amenaza, concluyeron hoy aquí los participantes en la Semana Mundial de la Armonía Interreligiosa.

En el evento, celebrado en la sede de la Unión Africana, el jefe del Departamento de Construcción de la Paz del Consejo Interreligioso etíope, Mamo Wejega, indicó que ese activo invaluable debe nutrirse aún más y sus líderes tienen una mayor responsabilidad en ese sentido.

Cada vez que sienten que las personas usan la religión para perseguir objetivos destructivos, los líderes tienen autoridad paternal para dirigir a los miembros a través de la trayectoria de la paz, condenando las malas ambiciones de los elementos, apuntó Mamo.

En ese sentido, Aba Yohannis Worku, predicador de la Iglesia Ortodoxa Tewahido de Hayat Holy Savior, en Addis Abeba, subrayó que Etiopía es una tierra de armonía interreligiosa.

Por ejemplo, explicó Aba, en tiempos cuando los musulmanes celebran sus vacaciones, es casi una costumbre invitar a sus vecinos cristianos a sus hogares; lo mismo hacen los cristianos.

La ceremonia funeraria es otra muestra, en su opinión, pues si un cristiano fallece en un vecindario dado, su hermano/hermana musulmán llora la muerte de la familia del difunto y asiste a la ceremonia.

Además, apuntó, es común ver en Etiopía matrimonios de personas de diferentes religiones, muy distinto a otros países.

Aba enfatizó que ese particular también debe ser protegido de la contaminación por elementos que intentan crear desavenencias entre los devotos de varias religiones.

La ONU, en su resolución adoptada el 20 de octubre de 2010, proclamó la primera semana de febrero como la Semana Mundial de la Armonía Interreligiosa con objetivos como promover el entendimiento mutuo y la cooperación entre las diversas religiones.

 

Fuente: Prensa Latina