El diputado Jonadab Martínez García (MC) sostuvo que de acuerdo con la Secretaría de Gobernación en el país existen cerca de ocho mil 737 asociaciones religiosas registradas, claro referente de que el Estado impulsa la democracia en todos los ámbitos.

Durante el Foro “Iglesias y Religiones por los Derechos Humanos y el Estado Laico”, realizado en la Cámara de Diputados indicó que el objetivo es promover el diálogo, y asegurar el derecho a adoptar la creencia religiosa que mejor le parezca a la ciudadanía, sin que el gobierno intervenga o imponga creencias o educación religiosa.

La Carta Magna, reiteró, estipula en su artículo primero que queda prohibida toda discriminación motivada por la religión, o cualquier otro hecho que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar derechos y libertades de las personas.

La Cámara de Diputados ha tomado acciones para fortalecer el Estado Laico aprobando en el Pleno, un Día Nacional, con el propósito de promover el derecho que tiene la sociedad a profesar la religión de su preferencia, y con ello evitar cualquier tipo de discriminación.

“En una democracia las minorías deben ser escuchadas y atendidas”, afirmó el legislador.

José Ignacio Cuevas de la Garza, asesor y enlace para combatir la discriminación religiosa, del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), destacó que esta dependencia busca generar un país de inclusión, donde “todo el mundo quepa sin importar su religión”.

El concepto de Estado Laico surgió en un ámbito religioso para designar a lo no religioso, apuntó.

Posteriormente, añadió, las entidades federativas han transitado a no tener una religión oficial y mantenerse neutrales en este sentido, postura que ha permitido garantizar la libertad religiosa.

El Estado Laico es un activo que se debe defender para la democracia. Por lo tanto, creer que una sociedad homogénea hace más fuerte al país es un error; la diversidad lejos de representar un obstáculo enriquece a México.

El representante de la Iglesia Vetero de México, Óscar Pérez Solano, mencionó que el propósito del foro es promover el mensaje que las Iglesias y religiones, por muy distintas que sean los dogmas, pueden fraternizar y no sólo para ir en contra de leyes, sino reafirmar que el Estado Laico es importante.

Las diversas sociedades religiosas están comprometidas a fortalecer los valores humanos y respetar a todo individuo sólo por este hecho. “Hay Iglesias que están a favor de tener un estado favorable e incluyente”.

Adofo Voorduin Frappe, presidente de la sociedad civil Circuito de la Diversidad Sexual, destacó que en una sociedad incluyente no hay cabida para el odio, ni etiqueta, pues todos son iguales.

Propuso ver a la pluralidad como oportunidad para hacer de esta nación, espacio más equitativo y respetuoso a los derechos humanos, pues esto es un elemento que abona a la defensa del Estado Laico.

Cristian Badillo Gutiérrez, director general de Conciencia Nacional por la Libertad Religiosa, dijo que 92.7 por ciento de la población simpatiza con alguna religión y el resto ha decidido no profesar ninguna.

Ante la importancia de este tema, pidió cumplir con lo mandatado en el artículo uno de la Constitución, ya que la religión es la esencia de cada persona y no es posible que se tenga en muchas ocasiones, miedo de compartir sus creencias a fin de no ser discriminados.

Eduardo Galván Pérez, especialista en Derecho, invitó a todos los ministros de culto a no excluir a la gente tan sólo por profesar una preferencia sexual diferente, porque es una fragante violación de lo mandatado en la Constitución.

“No es posible que en un Estado moderno exista un retroceso en las garantías individuales. Si queremos una nación incluyente se deben respetar plenamente los derechos humanos”.

Samuel Morales, director de la sociedad Legal “J.Ruben Clark”, coincidió en que el Estado Laico es un medio para que el gobierno no se inmiscuya en asuntos religiosos; no quiere decir que este sea indiferente, por el contrario debe fomentar un ambiente que permita convivir a todos sin importar las ideologías.

La principal persecución y ridiculización de las creencias son de parte de los profesores; por lo tanto, exhortó a promover la tolerancia a través de campañas: “nadie debe ser perseguido por lo que profesa”.

Jesús López Lobato, representante de la Iglesia “La Luz del Mundo”, mencionó que la laicidad es un concepto que debe ser velado por el pueblo y el gobierno, toda vez que la Carta Magna tiene en esencia garantizar la igualdad de trato, no discriminación, libertad, neutralidad del Estado ante hechos religiosos y su separación con la Iglesia.

El pleno respeto del Estado Laico permite generar un espacio donde se ejerzan y se hagan efectivos los derechos humanos, añadió.

 

Fuente: Cámara de Diputados