Representantes cubanos participaron hoy, en Lima, en la primera cumbre interreligiosa de las Américas, organizada en el ámbito de la VIII Cumbre hemisférica.

Representantes cubanos participaron hoy, en Lima, en la primera cumbre interreligiosa de las Américas, organizada en el ámbito de la VIII Cumbre hemisférica por organizaciones que integran la coalición nueve de la sociedad civil.

En declaraciones a la prensa, el reverendo Joel Ortega Dopico, presidente saliente del Consejo de Iglesias de Cuba, dijo que tuvo la oportunidad de representar en esa reunión –acompañado de otros religiosos de la Isla– a la Alianza Común de las Iglesia (ACT).

Ortega Dopico destacó que es la primera ocasión que en el marco de una Cumbre de las Américas se realice esta cita interreligiosa, lo cual demuestra la necesidad de que desde las espiritualidades de los pueblos, también se levanten voces en temas como los que en Perú se están debatiendo: gobernabilidad y corrupción.

Mencionó al Papa Francisco como un líder citado en la reunión, quien se ha referido en varias ocasiones a la corrupción como un fenómeno evitable.

Varios teólogos de la liberación hablaron igualmente del tema de la corrupción, recalcó.

Precisó que en la cumbre interreligiosa estuvieron judíos, cristianos, personas de las diferentes religiones y como símbolo de esa unidad se encendió una vela que se pidió esté en la mesa de los mandatarios que participen en la VIII Cumbre de las Américas.

La vela representa la luz para aquellas personas que creen que un mundo mejor es posible, y que se transforme la realidad de nuestras sociedades, abundó.

En los foros de la VIII Cumbre hay líderes religiosos, jóvenes, mujeres, académicos de Estados Unidos y de América Latina y el Caribe, quienes debatirán enfoques para lograr los objetivos de desarrollo sostenibles de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Ortega Dopico afirmó que no se puede luchar contra la pobreza si no se combate la corrupción y los paradigmas establecidos hoy en el mundo.

Tiene que haber un cambio, a través del cual dejemos de ser sociedades de consumo para ser sociedades solidarias, aseveró.

Para el religioso cubano lo fundamental es hablar con la verdad y la justicia para analizar el tema de la corrupción.

Desde nuestra fe hacemos un llamado a que la verdad y la justicia sean las que prevalezcan, subrayó.

Al referirse a la reunión de este martes en Lima, Perú, dijo que primó un escenario de respeto y armonía.

El reverendo adelantó que este miércoles hablará al plenario de la cumbre interreligiosa sobre la experiencia cubana en el combate a la corrupción y cuánto se puede hacer en el hemisferio sobre ese tema.

El problema de la corrupción tiene que ver con la sociedad de consumo, pues se han creado sociedades de mercado, enfatizó, antes de señalar que Jesús llegó un día al templo y tiró las mesas de quienes habían convertido el lugar en una plaza de mercado.

Creemos desde la perspectiva de nuestra fe que la corrupción es resultado de ese mundo mercantilista, de consumo, donde se induce a las personas a ser consumidores y son alejados de las prioridades esenciales, como la preocupación por el ser humano, por el prójimo; y para nosotros el ser humano es lo primero, concluyó.

El presidente saliente del Consejo de Iglesias de Cuba integra la coalición 15 Por un mundo respetuoso e inclusivo que este miércoles sesionará en el Hotel Sheraton de Lima y en el que Cuba participará con 68 integrantes, sumándose a los más de 200 de 19 países que también se han registrado para participar en este foro de la sociedad civil.

 

Fuente: Cuba Sí