Las autoridades de Bahréin presentaron este jueves en Madrid una iniciativa internacional de tolerancia religiosa que defiende la convivencia pacífica entre credos y que pone a España como ejemplo en este terreno.

Los representantes del país árabe dieron a conocer en un hotel madrileño la llamada Declaración de Bahréin y el Centro Global Rey Hamad por la Coexistencia Pacífica. Ambas iniciativas, que ya han sido presentadas en otras partes del mundo, fueron explicadas en Madrid ante más de 300 diplomáticos de los países árabes.

La Declaración de Bahréin fue lanzada el 10 de octubre de 2017 por el Rey de este país, Hamad bin Isa Al-Khalifa, y destaca que la convivencia desde hace siglos en su territorio de distintas religiones es una riqueza y este modelo debería extenderse por el mundo como forma de combatir el terrorismo, el odio y garantizar el progreso.

Para presentar esta iniciativa en Madrid estuvieron presentes Fawaz bin Mohamed AlKhalifa, Príncipe de Bahréin y embajador de este país en España, así como Betsy Mathieson, codirectora del Centro Global Rey Hamad por la Coexistencia Pacífica.

Tanto Fawaz bin Mohamed AlKhalifa como Betsy Mathieson destacaron, en declaraciones a Servimedia, que su país y España son ejemplo de convivencia pacífica entre religiones y un modelo para garantizar que las personas puedan vivir con independencia de sus creencias.

“DERECHO” A LA TOLERANCIA

Así, AlKhalifa señaló que España es “un ejemplo de tolerancia”, de “pacífica convivencia” y “muy buen ejemplo” de diversidad, algo que también sucede en su país, donde “desde hace muchos años han vivido en paz hindúes, cristianos, musulmanes, judíos y sin ningún problema”.

Además, el embajador se refirió a que el planteamiento la Declaración de Bahréin puede ayudar a que jóvenes de Europa no sean atrapados por el terrorismo islamista, al tiempo que sostuvo que el yihadismo durará poco si hay tolerancia en las sociedades y si los que cometen crímenes dejan de tener el “apoyo, financiación y logística de dos o tres países”.

A su vez, Betsy Mathieson se refirió a que “a nadie en el mundo se le debería negar el derecho a rezar y seguir su fe”, al tiempo que añadió que Bahréin es un país “muy afortunado, porque desde hace muchos años, como ha sucedido en España, se ha recibido a la gente para que viva aquí con su fe y sin ningún tipo de problema”.

“Todo el mundo debería tener el mismo derecho en el mundo”, aseguró en referencia a la convivencia religiosa que existe en países como Bahréin y España. “Ésta es la forma”, afirmó, “de traer la paz y la coexistencia alrededor del mundo, una mayor comprensión entre los pueblos, detener los conflictos, erradicar el terrorismo, extremismo y reemplazar el odio y la violencia con el mensaje de la paz y el amor”.

Fuente: ServiMedia