“Solo tenemos dos alternativas posibles para convivir bajo el mismo techo del mundo: llevarnos bien, regidos por los principios del respeto y de la tolerancia, enriqueciéndonos mutuamente entre todos por el diálogo diverso y multilateral; o llevarnos mal haciéndonos la vida imposible”, dijo el pastor cubano, Mario Félix Lleonart Barroso

Apresados, torturados y testimonios de quienes han sido asesinados por practicar su fe en el mundo entero están presentes en la capital de los EE. UU., invitados por el Secretario de Estado para la Reunión Ministerial para el Avance de las Libertades Religiosas.

Cuba se hizo presente a través del pastor Mario Félix Lleonart Barroso, quien se exilió luego de haber sido perseguido por el régimen castrista que le expropió y arrestó durante la visita de Obama, cuando se puso en marcha una campaña represiva que buscaba “limpiar las calles” de opositores para ocultar la disidencia frente a la misión diplomática.

Más de 80 países participaron junto con cerca de 400 representantes de comunidades religiosas y grupos de la sociedad civil. El propósito se cumplió y era reunir a miembros de grupos de la sociedad civil, incluidos líderes religiosos y sobrevivientes de la persecución religiosa de muchos lugares del mundo para facilitarles contar sus historias, compartir sus conocimientos y, finalmente, unirse en el camino hacia una mayor libertad religiosa en nuestras sociedades.

Fuente: Panam Post