Afirma que realizar esta restricción de un derecho fundamental es “violentar el orden público”

La Comisión Islámica de Melilla se reunirá estos días para analizar de forma detenida la situación actual sobre la importación de borregos desde Marruecos para el Aid El Kebir. No obstante, desde esta entidad se manifiesta que se está “limitando el derecho de libertad religiosa” sin que haya un motivo para ello.

El letrado Mohamed Bussian, que acudió ayer a la reunión en la Delegación del Gobierno, como asesor jurídico de la Comisión Islámica (CIM) y de Coalición por Melilla (CpM), así como miembro de la Plataforma por las Tradiciones, aseveró que “lo que está en juego estos días no es sólo el derecho de un individuo de importar o no animales vivos dentro de su libertad individual y cumpliendo las condiciones de sanidad y salubridad necesarias”. Afirmó que tampoco es sólo que los melillenses puedan tener el animal que deseen para la Fiesta del Sacrificio. “Estamos hablando del ejercicio de un derecho fundamental que es el de la libertad religiosa. Como parte de este contenido esencial está la posibilidad de celebrar las ceremonias religiosas conforme a sus ritos y tradiciones, porque así lo establece la ley y los acuerdos entre el Estado y la Comisión Islámica Española”, subrayó.

Bussian resaltó que el ejercicio de un derecho fundamental sólo se puede limitar por una cuestión de orden público, bien por razones de sanidad o seguridad o bien ponderando éste con otro derecho superior.

En este caso señaló que no existe ninguna de estas limitaciones ni hay “razones objetivas” para hacer esa restricción.

Limitar la libertad religiosa es violentar el orden público y el orden constitucional”, añadió el letrado.

Fuente: El Faro de Melilla