Menos de tres meses después de ganar en la Corte Suprema de Estados Unidos un caso en defensa de su libertad religiosa, el panadero de Colorado, Jack Phillips, se encuentra en el centro de una nueva batalla legal a causa de su fe.

Recientemente se presentó una nueva demanda contra Phillips ante la División de Derechos Civiles de Colorado, luego que un abogado se le acercó y le pidió que hiciera un pastel para celebrar el aniversario del denominado “cambio de sexo” de un transexual.

El abogado solicitó que el pastel fuera rosado por dentro y azul por fuera, lo que representa una “transición” de “hombre a mujer”. Phillips se rehusó a hacer el pastel por ir contra los valores de su fe cristiana.

Esta semana, los abogados de Alliance Defending Freedom (ADF) que representan a Phillips y a su empresa Masterpiece Cakeshop, presentaron una demanda federal para combatir la nueva demanda en su contra.

De acuerdo a los abogados, esta nueva demanda constituye “hostilidad antirreligiosa” por parte de los funcionarios de Colorado.

El estado de Colorado está ignorando el mensaje de la Corte Suprema de Estados Unidos al seguir buscando a Jack para castigarlo y mostrar hostilidad hacia sus creencias religiosas”, dijo Kristen Wagoner, vicepresidenta senior de la división legal estadounidense de la ADF.

 

Aunque Jack –continuó– atiende a todos los clientes y simplemente se niega a crear pasteles personalizados que expresen mensajes o celebren eventos que atenten sus creencias profundamente arraigadas, el Gobierno intenta destruirlo, algo que la Corte Suprema ya le dijo que no haga. Ni Jack ni ningún otro profesional creativo deberían ser blanco del Gobierno por vivir de acuerdo con sus creencias religiosas”.

El 4 de junio de este año la Corte Suprema dictaminó que Phillips tenía el derecho a negarse a crear pasteles que celebraran bodas entre personas del mismo sexo debido a sus creencias religiosas.

El caso de Masterpiece Cakeshop se remonta a julio de 2012, cuando dos hombres le pidieron al dueño Jack Phillips que horneara un pastel para su boda homosexual.

Phillips explicó a la pareja que no podía prestar servicios para bodas entre personas del mismo sexo, porque eso hubiera significado una violación de sus creencias cristianas.

Dijo que también se niega a preparar pasteles que promuevan ideas racistas, ateas, y que incluso menosprecien a la comunidad gay. También rechaza crear pasteles personalizados para otros eventos como Halloween y despedidas de soltero.

Ante la negativa, la pareja gay presentó una queja por discriminación ante la Comisión de Derechos Civiles de Colorado. Esto a pesar de que pudo obtener un pastel con forma de arcoiris en una panadería cercana a la de Phillips.

En 2013 un juez de Colorado favoreció a los demandantes y ordenó a Phillips que recibiera “capacitación antidiscriminatoria”, que sirviera a bodas entre personas del mismo sexo o dejara de ofrecer su servicio por completo.

Alliance Defending Freedom asumió la defensa de Phillips. Sin embargo, perdió las apelaciones a nivel estatal y la Corte Suprema de Colorado se negó a tomar el caso. En junio de 2017 la Corte Suprema de los Estados Unidos acordó escucharlo.

Phillips comenzó su negocio en Lakewood, Colorado, en 1993, como una forma de integrar su amor por la panadería y el arte. Llamó a su tienda “Masterpiece” por el enfoque artístico de su obra, pero también por sus creencias cristianas. Tomó del Sermón de la Montaña que “ningún hombre puede servir a dos amos”, que “no se puede servir a Dios y el dinero”.

La contrademanda entablada de ADF establece que los ataques antirreligiosos del Gobierno de Colorado contra Phillips violan la Constitución.

El abogado principal de ADF, Jim Campbell, dijo en un comunicado que la denuncia contra Phillips mostraba evidencia de hostilidad continua contra las creencias religiosas del panadero.

La base arbitraria sobre la cual el Estado aplica su ley deja en claro que sus funcionarios están atacando a Jack porque desprecian sus creencias y prácticas religiosas. Jack no debería temer la hostilidad del Gobierno cuando abre su tienda todos los días. Le pedimos a la corte que ponga fin a eso”, dijo.

La nueva demanda, Masterpiece Cakeshop v. Elenis, fue presentada por los abogados de ADF en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Colorado.

 

Fuente: ACI Prensa