• Los padres de Saraí, quien padece de leucemia, habían rechazado el tratamiento que requería transfusiones debido a sus creencias religiosas.
  • La Corte explicó que los padres tienen derecho de tomar decisiones sobre sus hijos, pero el límite es no poner en riesgo la salud y vida de los menores.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó el miércoles realizar transfusiones sanguíneas a Saraí de seis años originaria de Chihuahua y quien padece de leucemia con el fin de salvar su vida aun cuando sus padres rechazaron dicho tratamiento debido a sus creencias religiosas.

Según explica el alto tribunal en un comunicado, “si bien los padres tienen el derecho de tomar decisiones libres sobre sus hijos, tanto en el campo de la salud como en el ámbito de la educación religiosa, este derecho tiene como límite no poner en riesgo la salud y vida” de los menores.

En este caso, la comunidad médica había considerado dicho tratamiento como el más adecuado para tratar a la menor.

Los padres de Saraí son indígenas rarámuris que profesan la religión de los Testigos de Jehová y desde un inicio habían rechazado la transfusión de sangre como un tratamiento por cuestiones religiosas.

La niña había sido ingresada de urgencia en el Hospital Infantil de Especialidades en Chihuahua desde abril del 2017 y cuando los padres se opusieron a la transfusión los médicos alertaron a la subprocuraduría de menores, quien asumió la tutela de la niña y autorizó el tratamiento.

No obstante, la madre reclamó esa decisión porque, a su juicio, ignoraba “de forma injustificada su derecho a decidir libremente sobre la salud de su hija”.

La Suprema Corte resolvió que debía sustituirse la voluntad de los padres porque el tratamiento indicado por la medicina consiste en la realización de quimioterapias acompañadas de transfusiones sanguíneas, por lo que solamente de este modo podía protegerse la vida de la menor.

Fuente: El Financiero