(Beijing) China rebate críticas EE.UU. sobre temas internos y derechos humanos

China rebatió hoy las críticas de Estados Unidos sobre asuntos internos como la situación de la isla de Taiwán, el mar Meridional y los derechos humanos, tras exigirle parar con el agravamiento de las tensiones bilaterales.

Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, urgió a Washington respetar y apegarse al principio de Una sola China y a los tres documentos conjuntos relativos a dicha política.

Taiwán -recordó- es parte inalienable del gigante asiático, es una cuestión que requiere un tratamiento prudente y se debe trabajar junto con Beijing para frenar cualquier intento separatista, pues estaría bajo amenaza la paz y estabilidad a través del estrecho que la separa del continente.

Respecto al mar Meridional, Hua defendió la soberanía indiscutible de China sobre las islas presentes en ese espacio y las aguas adyacentes, así como el derecho a levantar las unidades necesarias que garanticen la salvaguarda del área tal y como estipulan las leyes internacionales.

‘Esto no tiene nada que ver con militarización. Exigimos a Estados Unidos dejar de causar problemas y crear tensiones. Su deber es respetar los esfuerzos de las partes relevantes para resolver el tema mediante las consultas y la negociación’, aseveró la vocera.

Hua reiteró la importancia que su Gobierno concede a la protección de los derechos humanos y la libertad religiosa de las diferentes etnias y pueblo en general, con apego a las normas del país.

En ese punto, recomendó a la nación norteamericana a mirarse por dentro y reflexionar sobre sus propios problemas en ese sentido, en vez de inmiscuirse en las interioridades de China.

Este es el segundo comunicado de repudio que la portavoz de la cancillería emite este viernes en respuesta a las acusaciones del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, sobre esas cuestiones y la supuesta injerencia de Beijing en las elecciones de medio término.

Más temprano Hua calificó tales declaraciones de rumores infundados y fabricados para perjudicar los intereses del estado asiático.

Estados Unidos inflama cada vez más la caldeada confrontación con China al sembrar discordia en distintos frentes y aleja así cualquier posibilidad de reconciliación, aun cuando Beijing insiste en el diálogo respetuoso y sin imposiciones.

 

Fuente: Prensa Latina