(Taiwan) Primer Diálogo Internacional budista-cristiano para monjas

Del 14 al 18 de octubre se realizó el Primer Diálogo Internacional Budista Cristiano para Monjas, que tuvo lugar en Fo Guang Shan, Kaohsiung, Taiwán, y cuyo tema fue: “Acción contemplativa y contemplación activa: monjas budistas y cristianas en diálogo”. 

El Encuentro fue organizado por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCID), en colaboración con el monasterio budista Fo Guang Shan, la Asociación de las Superioras Mayores de las Religiosas en Taiwán y el Dialogue Interreligieux Monastique (Diálogo Interreligioso Monástico, DIM).

Participaron de este diálogo internacional unas setenta monjas budistas y católicas, principalmente de Taiwán, pero también de otros países, Corea del Sur, Japón, India, Sri Lanka, Myanmar, Tailandia, Singapur, Hong Kong, Camboya, Filipinas, Brasil, Italia, Alemania, Noruega y los Estados Unidos.

Monseñor Miguel Ángel Ayuso Guixot, secretario, y monseñor Indunil Janakaratne Kodithuwakku Kankanamalage, subsecretario responsable del Budismo, representaron al Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCDI).

El padre William Skudlarek OSB, secretario general de MID y también consultor del (PCDI, encabezó una delegación compuesta por catorce mujeres católicas monásticas de Asia, Europa y las Américas. El Rvdo. Dr Simone Sinn representó al Consejo Mundial de Iglesias, con sede en Ginebra.

El programa del Primer Diálogo Internacional Budista-Cristiano para Monjas incluyó los siguientes puntos: El origen, la evolución y la situación actual de la vida religiosa monástica femenina en el budismo y el cristianismo; Enfoques budistas y cristianos de la contemplación activa y la acción contemplativa (concentración correcta y comportamiento correcto); Meditación budista y contemplación cristiana; El servicio de las monjas budistas y cristianas a la humanidad; Mujeres religiosas en la promoción del genio femenino; Historias compartidas de solidaridad budista-cristiana y perspectivas de posibilidades futuras.

Los objetivos de este diálogo internacional son: “El diálogo de la experiencia religiosa, en el que las personas enraizadas en sus propias tradiciones religiosas comparten sus riquezas espirituales, por ejemplo en lo que se refiere a la oración y la contemplación, la fe y las vías de la búsqueda de Dios y del Absoluto” y “Crear más espacio para que las mujeres participen en el diálogo interreligioso”.

Fuente: AICA