(Marruecos) Marcan con la N la casa de un cristiano marroquí

Por primera vez en Marruecos, una vivienda fue marcada como en Irak. Rachid Souss lucha por la libertad religiosa en su país: “no nos desanimamos y oramos mucho para que Dios nos proteja”.

En la mañana del 9 de octubre, Rachid Souss descubrió que alguien había pintado la letra árabe Nun en la fachada de su casa en Agadir. Con ese signo lo estaban señalando públicamente como cristiano.

“En ese momento el Señor me habló con palabras que se encuentran en Juan 16: ´Tendrás tribulaciones, pero vencerás, y tu corazón estará lleno de mi presencia´. No tuve temor, sino que me sentí honrado”, dijo Rachid a Protestante Digital desde su nueva vivienda. “Tuvimos que mudarnos. Fue difícil la presión de los vecinos, nos pidieron que nos fuéramos del barrio y eso hicimos, principalmente porque allí ya no era seguro para reunirnos como iglesia”. Ahora ha instalado cámaras de seguridad para protección de su familia y de los hermanos.

Este líder cristiano, casado y padre de cinco niños, que predica el evangelio por radio y en Youtube, escribió en su cuenta de Facebook: “Ellos encontraron a Rachid!”. Debajo de las fotos de la fachada de la vivienda, describió el significado de la letra Nun, que se convirtió en el símbolo de los cristianos en Irak y el mundo, después de que se usara para señalar las casas de los seguidores de Jesús en la provincia de Nínive, como una amenaza de muerte muchas veces cumplida.

Pero Rachid lo ve de otro modo: “Esto confiere gran honor y dignidad a ellos y nosotros porque es una descripción magnifica que incorpora los principios del Príncipe de Paz, nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Es un signo de amor y esperanza para que el mundo sepa quienes son los cristianos, los seguidores de Jesús de Nazaret. Nosotros comenzamos por la letra Nun y terminamos por la letra Nun. Como dijo Jesus: Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin”.

Pregunta. Antes de que ocurriera este hecho, había recibido algún tipo de amenaza por ser cristiano?

Respuesta. Sí, hemos tenido problemas con los profesores de mis hijos y también con los vecinos. He recibido muchos mensajes en el teléfono y en las redes sociales, pero no nos desanimamos y oramos mucho para que Dios nos proteja.  

P. ¿Ha denunciado el hecho a las autoridades?

R. No, nunca he recurrido a la policía por estas cosas.   

P. ¿Qué significa este acto en el contexto de la reivindicación de libertad religiosa en Marruecos?

R. Nosotros, los cristianos, reclamamos todavía nuestros derechos. En los últimos tres años hemos llevado a cabo varios actos, como escribir cartas a las autoridades, presentar petitorios con puntos concretos, pero aún no tenemos respuesta. Sin embargo, podemos decir que no tenemos problemas de seguridad con las autoridades sino con la sociedad civil. No hay arrestos ni investigaciones, pero nuestros vecinos nos rechazan y se niegan a convivir con nosotros.

P. Usted predica el evangelio por radio y en videos. ¿Lo reconocen en la calle?

R. Efectivamente, comparto la palabra de Dios por radio y Youtube y muchas veces me reconocen, me hacen preguntas en la calle o en un taxi (que en Marruecos son compartidos), me cuestionan por haber dejado el islam, pero el Señor me da sabiduría y gracia para responder con la Biblia.

P. ¿Cómo se convirtió a Cristo?

R. Crecí en una familia musulmana, entre un islam místico (sufí) y un islam radical, pero siempre tuve una postura crítica. No sabía nada del cristianismo, excepto que eran infieles y no me gustaban. Pensaba que ellos se interesaban por los ricos y despreciaban a los pobres. Como a los 14 años me comuniqué con una emisora de radio cristiana que trasmitía desde Monte Carlo, con la sola intención de burlarme. Pero escuchar hablar en el árabe dialectal de Marruecos me conmovió y comprendí que el cristianismo es una religión de paz y amor. Me acerqué al evangelio y luego conocí a misioneros en Marruecos. Agradezco al Señor por salvarme de la oscuridad y darme fuerza para seguirlo.

P. ¿Ha tenido problemas en su lugar de trabajo por ser cristiano?

R. Realmente me encontré con muchos obstáculos en mi trabajo, me despidieron más de una vez. Es difícil, sobre todo porque soy un jefe de familia. Vivo según la voluntad de Dios y pongo mi vida y acciones en su mano. Gracias a Dios, siempre tengo oportunidad de compartir mi fe con aquellos que están interesados.  

P. Como marroquí y como cristiano, ¿qué desea para el futuro de tu país?

R. Yo amo Marruecos y a mi rey Mohamed VI. Mi deseo es que Marruecos sea un país laico donde se viva en paz y amor y se rechace el racismo y la discriminación.

Fuente: Protestante Digital