(México) Evangélicos, el nuevo frente contra Morena

Ministros de culto se sienten agraviados por iniciativa para encarcelar terapeutas que corrigen orientación sexual

Abriendo frentes, a diestra y siniestra, avanza el afán cuatritransformador de Morena, echándose encima la animadversión de sectores de poder en la realpolitik. Ahora saltaron representantes de más de cuatro mil iglesias evangélicas, por la iniciativa para sancionar hasta con cárcel a quienes realicen terapias para corregir la orientación sexual de gays.

Sin haber cicatrizado los diferendos con los empresarios por la eventual cancelación del NAIM en Texcoco, ni con los gobernadores por imponerles superdelegados que manejarán la cartera de los programas sociales en los estados, ni con el INE y la Suprema Corte por haberlos ignorado en la consulta sobre el aeropuerto, los ministros de culto son los nuevos agraviados del partido hegemónico. Todo, porque el 4 de octubre pasado, la senadora de Morena Citlalli Hernándezpresentó la propuesta para eliminar los llamados ECOSIG (Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género), a través de terapias, tratamientos y consejerías. Prevé adicionar un artículo al Código Penal Federal, y uno más a la Ley General de Salud, para imponer de uno a tres años de prisión, de 150 a 300 días de trabajo comunitario y 200 días de multa a quienes promuevan, apliquen, obliguen o financien estas terapias que buscan convertir en heterosexuales a los homosexuales.

Los primeros en pegar el grito en el cielo fueron los pastores evangélicos, que reprobaron la iniciativa para criminalizar a los ministros de culto, impulsada por la senadora morenista, apoyada por Patricia Mercado, de MC, y Alejandra Lagunes, del PVEM. Pero el muerto se lo quieren cargar sólo a Citlalli.

Creemos como un deber moral, ético y espiritual que si una persona acude a nuestras reuniones de culto para solicitar ayuda y consejo, nuestra vocación y profesión de fe nos obliga a brindarle el apoyo que solicita, expresaron los pastores Gilberto Rocha, de Comisión Centros Cristianos; Aarón Cortés de la Iglesia Cristiana Interdenominacional; y Julio César Meléndez, superintendente de la Iglesia de Dios en México Evangelio Completo.

Apelan a la libertad de culto, la cual ven amenazada: El libre ejercicio de nuestra religión podría ser castigado con cárcel, como padres de familia estaremos perdiendo la patria potestad de nuestros hijos, sin que haya posibilidad de educarlos e inculcarles valores, a pesar de ser tutores legales facultados y obligados, dicen.

En Morena no dan mucha importancia a estas manifestaciones de rechazo. Creen que los 30 millones de votos recibidos en la elección del 1 de julio, les da para no andar quedando bien ni con Dios ni con el diablo.

 

Fuente: El Heraldo de México