(China) Al menos 80 detenidos en operación policial contra miembros de iglesia china

Al menos 80 personas fueron detenidas en una operación policial contra miembros de una importante iglesia protestante de la ciudad de Chengdu que se prolongó hasta la madrugada de hoy en el centro de China, por motivos que se desconocen.

Los arrestos comenzaron ayer sobre las 18.00 hora local (10.00 GMT) y duraron once horas, según detalló en un comunicado China Aid, organización que coordina una amplia red de activistas y cristianos clandestinos chinos.

Entre las decenas de detenidos figuran líderes y estudiantes seminaristas de la iglesia Early Rain Covenant, así como su pastor, Wang Yi, y su esposa, Jiang Rong.

“Este gran ataque durante la noche contra miembros de la reconocida iglesia Early Rain Covenant supone un grave recrudecimiento de la persecución religiosa en China”, denunció el fundador y presidente de China Aid, Bob Fu.

Tras las primeras detenciones, la propia iglesia publicó en redes sociales un escrito en el que, sin referirse explícitamente a la redada, hablaba de las dificultades de “seguridad” a las que se enfrentan los cristianos en el país asiático ante la presión gubernamental, y animaba a los creyentes “a ser más valientes” en la “guerra de espíritu”.

Con este nuevo episodio de persecución religiosa, que trasciende el mismo día que se celebra el Día Internacional de los Derechos Humanos, el Gobierno de Xi Jinping se está convirtiendo en “enemigo de los valores universales como la libertad religiosa”, denunció la organización.

“China Aid llama a la comunidad internacional a que condene estos arrestos arbitrarios de creyentes religiosos inocentes, y pide al régimen chino su liberación inmediata”, añadió.

Aunque oficialmente en China existe la libertad de culto, numerosas organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos denuncian abusos y represión contra las minorías religiosas.

Por ejemplo, el pasado mes de septiembre las autoridades de Pekín ilegalizaron la congregación de la Iglesia de Sión, una de las comunidades protestantes más importantes en la capital, al considerar que promovían material “ilegal” y organizaban reuniones masivas no autorizadas, según el portal vaticano AsiaNews.

Las autoridades también han derribado varias iglesias en el país asiático alegando que eran ilegales, han confiscado cruces y han obligado a sustituir retratos de Cristo por otros del presidente Xi Jinping.

Fuente: El Diario Vasco