(Uruguay) Secretario de DDHH criticó vínculo de religión y política y para diputado evangélico incitó “al odio”

Luego de que el secretario de Derechos Humanos de Presidencia de la República, Nelson Villarreal, criticara la participación de iglesias evangélicas en la política y las cuestionara, la reacción de los evangélicos no se hizo esperar. El diputado nacionalista Álvaro Dastugue afirmó que las declaraciones que el jerarca realizó en una entrevista con el semanario Crónicas son “discriminatorias e incitan al odio y al deprecio”.

Villareal había dicho que iglesias como Misión Vida -de la que Dastugue es pastor y que es liderada por su suegro, el pastor Jorge Márquez-, están “ligadas a una cultura de la relación con el mercado y con el poder, que generan mecanismos que terminan siendo altamente manipuladores de la conciencia y de la ciudadanía”.

A su vez, el jerarca acusó a ese movimiento de configurar “formas de poder que utilizan la religión para normatizar el Estado, para excluir gente o para poner bajo sospecha determinadas agendas de derechos”.

En tanto, Dastugue opinó que a raíz de esos dichos Villareal “no merece ocupar el cargo que actualmente ejerce, donde la defensa de los derechos humanos debe ser su principal motivación”.

“Considerar que las iglesias manipulan la conciencia de las personas para participar en política, es tratar de títeres a los cristianos, es desconocer su capacidad de pensar y razonar, es ningunear a los mismos”, indicó en un comunicado y agregó: “Paradójicamente la persona designada para presidir el órgano rector del Poder Ejecutivo que busca el compromiso, no solo de respetar a los otros, sino además a ser solidarios para que cada uno pueda alcanzar con plena autonomía su lugar en la sociedad, es quien discrimina, minimiza y descalifica a un sector tan importante de la misma”.

Fuente: El Observador