(México) Ley de libertad religiosa debe actualizarse pide presidente episcopado

Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público debe actualizarse por cambios en la Constitución, sugiere el arzobispo Rogelio Cabrera López

En el marco del Foro Interamericano de Colaboración y Diálogo Interreligioso sobre Libertad Religiosa realizado en el Senado de la República, el arzobispo de Monterrey y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera López, planteó que la libertad religiosa no se reduce a la “libertad de cultos” sino que su ejercicio requiere respeto al fuero interno y externo de las personas, sus manifestaciones individuales, colectivas, públicas y privadas.

El líder del episcopado mexicano clamó porque el marco legal mexicano reconozca la libertad de conciencia y objeción de conciencia, libertad de culto, libertad de difusión de credo, ideas u opiniones, el derecho a la formación religiosa, el derecho a la educación religiosa de los hijos y el derecho a la asociación religiosa.

Recomendó que la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público en México se actualice “no solamente a la luz de la nueva redacción del artículo 24 constitucional sino también en base al principio ‘pro persona’ incluido en el artículo 1° de la misma constitución”.

“La libertad de pensamiento, conciencia y religión es una implicación necesaria, un requerimiento de la libertad humana”, expresó el arzobispo.

Cabrera López denunció que la cultura y prácticas laicistas en México excluyen a muchas creencias y, ante ello pidió que los estados y los gobiernos, las sociedades y los mercados, fomenten que las diferentes creencias sean aceptadas pero que sean propuestas “solamente por la fuerza de la misma verdad”. Indicó que la laicidad del Estado es un requerimiento de la libertad religiosa y pidió que éste no debe preferir o privilegiar una determinada religión, creencia o cosmovisión en detrimento de las demás: “La libertad de pensamiento, conciencia y religión protege con el mismo alcance e intensidad al creyente y al no creyente, al ateo y al agnóstico, al practicante y al no practicante”.

Por su parte, el senador Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, dijo que se debe incorporar la enseñanza de conceptos como tolerancia y paz en la educación pública, para contribuir a construir un tejido social de paz.

Diana Álvarez Maury, subsecretaria para Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, señaló que la libertad religiosa, la igualdad, la inclusión social y la democracia participativa, se consideran elementos fundamentales para edificar una convivencia sana y segura dentro de la cultura de paz y legalidad.

“En este gobierno buscamos un nuevo enfoque y un replanteamiento de las relaciones con las iglesias, asociaciones y agrupaciones religiosas. Debemos proponer y coordinar estrategias de colaboración con todos los grupos para dar seguimiento a mecanismos de consenso y acuerdos que ayuden a la cohesión social, a la prevención social del delito y la reconstrucción del tejido social para una cultura de paz”, planteó.

Afirmó que la libertad religiosa es un derecho humano que el Estado debe garantizar. “Exhorto a todos para que el valor de libertad de creencia religiosa encuentre terreno fértil en nuestra sociedad”.

Finalmente, Jorge Lee, director adjunto de la Dirección de Asuntos Religiosos de Gobernación, dijo que la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público está rebasada y debe ser reformada o, incluso, elaborar una nueva legislación.

Fuente: Siete 24