(EEUU) El embajador de Trump denuncia la represión religiosa del gobierno chino

En diferentes declaraciones durante los últimos días, el embajador en misión especial de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, Sam Brownback, criticó públicamente a Beijing por su amplia persecución de grupos religiosos.

“Parece que el gobierno chino está en guerra con la fe”, dijo el diplomático el viernes 8 de marzo en Hong Kong, reportó Washington Examiner.

“Es una guerra que no ganarán”, declaró el ex gobernador de Kansas, quien fue nominado por el presidente Donald Trump en julio de 2017 para el cargo de diplomático especial de Estados Unidos para la libertad religiosa.

Brownback criticó al régimen comunista chino por sus persecuciones a los uigures musulmanes, budistas tibetanos, cristianos y practicantes de Falun Gong, reportó Channel News Asia.

El gobernador de Kansas, Sam Brownback, habla ante la legislatura estatal en 2016. El presidente Trump ha nominado a Brownback para un puesto en el Departamento de Estado el 1 de abril de 2016. (Orlin Wagner/AP)El gobernador de Kansas, Sam Brownback, habla ante la legislatura estatal en 2016. El presidente Trump ha nominado a Brownback para un puesto en el Departamento de Estado el 1 de abril de 2016. (Orlin Wagner/AP)

“El Partido Comunista Chino debe escuchar los gritos de su propio pueblo por la libertad religiosa”, instó Brownback a Beijing. “El pueblo chino es un gran pueblo. Algún día, pronto, serán libres para practicar su fe. Las puertas de la libertad religiosa se abrirán en China, y el telón de acero de la persecución religiosa caerá. El gobierno chino está actualmente en el lado equivocado de la historia… pero esto cambiará”.

Los comentarios de Brownback en Hong Kong provocaron una respuesta disgustada del Partido Comunista Chino, su ministerio de Asuntos Exteriores emitió una declaración acusando al diplomático estadounidense de realizar “ataques maliciosos y calumnias contra las políticas religiosas de China”.

En defensa de su declaración, Brownback dijo el lunes a los periodistas que su oficina tiene una larga lista de cientos de personas desaparecidas y supuestamente reprimidas por sus creencias, según Channel News Asia.

“¿Dónde están? ¿Qué les está pasando? ¿Por qué sus familiares no pueden saber nada de ellos?” preguntó Brownback, desafiando a Beijing a dar su opinión sobre el paradero de las personas.

Reiterando sus declaraciones en Hong Kong, Brownback pidió una vez más al régimen ateo chino que dejara de reprimir a los grupos religiosos de la China continental, durante una conferencia de prensa en Taipei el lunes.

“No entiendo por qué en China, el gobierno ve la religión como una amenaza”, dijo Brownback, según Taiwan News.

Brownback visitó Taiwán para asistir a una conferencia de dos días, titulada Un Diálogo de la Sociedad Civil sobre la Garantía de la Libertad Religiosa en la Región Indo-Pacífica, organizada por el Instituto Americano en Taiwán (AIT) el lunes y martes.

Brownback dijo que Taiwán puede ser un buen ejemplo para China, ya que es una sociedad vibrante donde sus ciudadanos son libres de creer y practicar su religión.

Originarios de una cultura antigua, la China continental y Taiwán se han convertido en dos versiones opuestas, en lo que respecta a la libertad religiosa.

Cuando terminó la guerra civil china en 1949, el Partido Comunista se apoderó del continente mientras que el gobierno de la República de China, dirigido por el Kuomintang (KMT), se retiró a Taiwán. Para preservar su gobierno ateo en un país tradicionalmente religioso como China, el Partido Comunista llevó a cabo varias campañas antirreligiosas, comenzando en 1949 cuando los comunistas tomaron el poder.

La fe de la gente floreció de nuevo en China continental durante la década de 1990, con entre 70 millones y 100 millones de personas practicando Falun Gong, una disciplina espiritual de la Escuela de Buda, basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. El renacimiento religioso fue visto como una amenaza para el régimen ateo, y el entonces líder del Partido Comunista, Jiang Zemin, acusó a Falun Gong de ser un “culto maligno” y ordenó una sangrienta persecución contra la comunidad en 1999.

Desde entonces, los practicantes chinos de Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, son considerados como el objetivo principal de “la extracción sistemática y autorizada por el estado de órganos de prisioneros de conciencia sin su consentimiento, en la República Popular China”, las preocupaciones fueron expresadas en la H.Res.343 por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

Uigures, tibetanos y cristianos de las casas también se encuentran entre los que han sido víctimas del abuso de los trasplantes, según el informe de 2016 “Bloody Harvest/The Slaughter” : An Update (Cosecha sangrienta/la matanza: Actualización)” de David Kilgour, David Matas y Ethan Gutmann, los tres nominados al Premio Nobel de la Paz.

Los tres investigadores dieron una actualización el 24 de junio de su investigación sobre la sustracción forzada de órganos en China. Se trata del abogado de derechos humanos David Matas (de izquierda a derecha), el ex secretario de Estado canadiense para Asia y el Pacífico David Kilgour y el periodista de investigación Ethan Gutmann. (Minghui)Los tres investigadores dieron una actualización el 24 de junio de su investigación sobre la sustracción forzada de órganos en China. Se trata del abogado de derechos humanos David Matas (de izquierda a derecha), el ex secretario de Estado canadiense para Asia y el Pacífico David Kilgour y el periodista de investigación Ethan Gutmann. (Minghui)

El tratamiento para los practicantes de Falun Gong es un contraste vívido entre el territorio continental gobernado por los comunistas y el Taiwán democrático, dijeron los observadores.

Un practicante de la meditación de la Escuela Buda llamada Falun Dafa (o Falun Gong) detenido violentamente por las fuerzas de seguridad del régimen chino en la plaza de Tiannanmen, Beijing, cuando apelaba pacíficamente al gobierno para pedir justicia por los arrestos masivos arbitrarios.Un practicante de la meditación de la Escuela Buda llamada Falun Dafa (o Falun Gong) detenido violentamente por las fuerzas de seguridad del régimen chino en la plaza de Tiannanmen, Beijing, cuando apelaba pacíficamente al gobierno para pedir justicia por los arrestos masivos arbitrarios.

Sarah Cook, analista principal de investigación para Asia Oriental en Freedom House, hizo una declaración ante la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China en diciembre de 2012: “El PCCh y los oficiales chinos típicamente afirman que Falun Gong necesitaba ser prohibido porque es un ‘culto maligno’ que estaba teniendo una influencia nefasta en la sociedad. Los reclamos no se han sometido a escrutinio cuando se investigan en China, ni cuando se considera la propagación de Falun Gong en otras partes del mundo, incluido el Taiwán democrático”.

En la Plaza de la Libertad de Taipei, 7.400 practicantes de Falun Gong forman la imagen del Maestro Li Hongzhi, el fundador de Falun Gong-un gran espectáculo. (Minghui)En la Plaza de la Libertad de Taipei, 7.400 practicantes de Falun Gong forman la imagen del Maestro Li Hongzhi, el fundador de Falun Gong-un gran espectáculo. (Minghui)

 

Fuente: BL