(Mundo) Cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes: jun­tos pue­den tra­ba­jar por el bien co­mún

Noso­tros, mu­sul­ma­nes y cris­tia­nos, es­ta­mos lla­ma­dos a abrir­nos a los de­más, co­no­cién­do­los y re­co­no­cién­do­los como her­ma­nos y her­ma­nas. De esta ma­ne­ra po­de­mos de­rri­bar los mu­ros le­van­ta­dos por el mie­do y la ig­no­ran­cia y jun­tos tra­tar de cons­truir puen­tes de amis­tad que son fun­da­men­ta­les para el bien de toda la hu­ma­ni­dad”, lo es­cri­be Mons. Mi­guel Ángel Ayu­so Gui­xot, M.C.C.J., Se­cre­ta­rio del Con­se­jo Pon­ti­fi­cio para el Diá­lo­go In­ter­re­li­gio­so en el Men­sa­je con oca­sión del mes de Ra­ma­dán y el Aid el-Fitr.

Un mes para for­ta­le­cer los la­zos es­pi­ri­tua­les

En el Men­sa­je, el Se­cre­ta­rio del Con­se­jo Pon­ti­fi­cio para el Diá­lo­go In­ter­re­li­gio­so di­ri­gién­do­se a los “her­ma­nos y her­ma­nas mu­sul­ma­nes”, re­cuer­da que el mes de Ra­ma­dán, de­di­ca­do al ayuno, la ora­ción y la li­mos­na, es tam­bién un mes para for­ta­le­cer los la­zos es­pi­ri­tua­les que com­par­ti­mos en la amis­tad en­tre cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes. “Nues­tras re­li­gio­nes – se­ña­la Mons. Ayu­so ci­tan­do el Do­cu­men­to so­bre la Fra­ter­ni­dad Hu­ma­na para la Paz Mun­dial y la con­vi­ven­cia – nos in­vi­tan a per­ma­ne­cer an­cla­dos en los va­lo­res de la paz; a sos­te­ner los va­lo­res del co­no­ci­mien­to mu­tuo, la fra­ter­ni­dad hu­ma­na y la con­vi­ven­cia co­mún; a res­tau­rar la sa­bi­du­ría, la jus­ti­cia y la ca­ri­dad”.

De­rri­bar los mu­ros del mie­do y la ig­no­ran­cia

En este sen­ti­do, sub­ra­ya el Se­cre­ta­rio de este Di­cas­te­rio Va­ti­cano, “no­so­tros, mu­sul­ma­nes y cris­tia­nos, es­ta­mos lla­ma­dos a abrir­nos a los de­más, co­no­cién­do­los y re­co­no­cién­do­los como her­ma­nos y her­ma­nas. De esta ma­ne­ra – pre­ci­sa Mons. Ayu­so – po­de­mos de­rri­bar los mu­ros le­van­ta­dos por el mie­do y la ig­no­ran­cia y jun­tos tra­tar de cons­truir puen­tes de amis­tad que son fun­da­men­ta­les para el bien de toda la hu­ma­ni­dad. De esta ma­ne­ra cul­ti­va­mos en nues­tras fa­mi­lias y en nues­tras ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, ci­vi­les y re­li­gio­sas una nue­va for­ma de vida en la que se re­cha­za la vio­len­cia y se res­pe­ta a la per­so­na hu­ma­na”.

Pro­mo­ver la cul­tu­ra del diá­lo­go como me­dio de coope­ra­ción

Por lo tan­to, pre­ci­sa Mons. Ayu­so, es­ta­mos ani­ma­dos a lle­var ade­lan­te la cul­tu­ra del diá­lo­go como me­dio de coope­ra­ción y como mé­to­do para au­men­tar la com­pren­sión mu­tua. “En este con­tex­to – ex­pli­ca el Se­cre­ta­rio del Di­cas­te­rio – re­cuer­do que el Papa Fran­cis­co, du­ran­te su vi­si­ta a El Cai­ro, des­ta­có tres lí­neas guías fun­da­men­ta­les para pro­se­guir el diá­lo­go y el co­no­ci­mien­to en­tre per­so­nas de di­fe­ren­tes re­li­gio­nes: el de­ber de iden­ti­dad, el va­lor de la al­te­ri­dad y la sin­ce­ri­dad de las in­ten­cio­nes”.

Res­pe­tar el de­re­cho a la vida de to­das las per­so­nas

Para res­pe­tar la di­ver­si­dad, se lee en el Men­sa­je, el diá­lo­go debe tra­tar de pro­mo­ver el de­re­cho a la vida de to­das las per­so­nas, a la in­te­gri­dad fí­si­ca y a las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les, como la li­ber­tad de con­cien­cia, de pen­sa­mien­to, de ex­pre­sión y de re­li­gión. Esto in­clu­ye la li­ber­tad de vi­vir de acuer­do con las pro­pias con­vic­cio­nes, tan­to en el ám­bi­to pri­va­do como en el pú­bli­co. De esta ma­ne­ra, cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes – como her­ma­nos y her­ma­nas – pue­den tra­ba­jar jun­tos por el bien co­mún.

No sólo to­le­ran­cia, sino con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca

“De­seo – con­clu­ye Mons. Ayu­so – que el ges­to y el men­sa­je de la fra­ter­ni­dad en­cuen­tren eco en el co­ra­zón de to­dos aque­llos que ocu­pan pues­tos de au­to­ri­dad en la vida so­cial y ci­vil de toda la fa­mi­lia hu­ma­na, y que pue­dan lle­var­nos a to­dos a po­ner en prác­ti­ca no sólo una ac­ti­tud de to­le­ran­cia, sino una con­vi­ven­cia ver­da­de­ra y pa­cí­fi­ca”. Fi­nal­men­te, el Men­sa­je ter­mi­na ex­pre­san­do el sa­lu­do fra­terno del Se­cre­ta­rio de este Di­cas­te­rio Va­ti­cano, y su re­no­va­da es­ti­ma por la amis­tad y en nom­bre del Pon­ti­fi­cio Con­se­jo para el Diá­lo­go In­ter­re­li­gio­so, ex­pre­sa sus más sin­ce­ros de­seos de un fruc­tí­fe­ro mes de Ra­ma­dán y de un go­zo­so Aid el-Fitr.

Fuente: Agencia SIC