(México) Católicos y evangélicos se unen contra matrimonios gay en Guerrero

Integrantes de iglesias evangélicas y el Consejo Interreligioso de Guerrero, hicieron un llamado al Congreso del Estado a no legalizar los matrimonios igualitarios, porque consideraron que debe ser congruente con el derecho internacional que reconoce, defiende y protege a la familia fundada en la unión de un hombre y una mujer.

En conferencia de prensa, los representantes religiosos llamaron a los ciudadanos guerrerenses a que se sumen a la defensa del matrimonio, de la familia y la educación de los hijos, así como a la exigencia a los diputados locales para que promuevan políticas públicas, atendiendo problemas importantes como inseguridad, impunidad, corrupción, pobreza, desempleo, entre otros.

La ex diputada federal del PRI, Julieta Fernández Márquez, integrante de la organización Iniciativa Ciudadana, afirmó que los matrimonios igualitarios vulneran los derechos de la familia, que están consagrados en el artículo Cuarto de la Constitución.

“Está asentado que la familia tiene que ser protegida por el Estado, y cuando se cambia esto hoy vemos que la Suprema Corte de Justicia, que permitió un amparo y esto es terrible porque una unión lésbica quería registrar a un niño que no es su hijo, y eso se presta a trata de personas o tráfico de órganos”, indicó.

El Pastor Benjamín Fuentes, líder de Alianzas Evangélicas de Acapulco, aclaró que en esas iglesias “queremos y amamos a los homosexuales y lesbianas”, pero señaló que la Biblia advierte que quienes practican “cosas abominables” tendrán “una consecuencia”, en alusión a un castigo divino.

Llamó a “no caer en estas prácticas” de las uniones entre el mismo sexo porque insistió en que “el problema de la tendencia homosexual y lesbiana puede provocar juicios de Dios que no quiere enviar”.

El presidente del Consejo Interreligioso de Guerrero, Salvador Cisneros Preciado dijo que la postura de las 14 iglesias que representa es la de no aceptar los matrimonios igualitarios, aunque aclaró que respetan los derechos y decisiones de cada persona.

“Pedimos que no se haga esta ley, las personas pueden tomar las decisiones que quieran, pero no a través de una ley, es antimoral en el sentido que está formada por un hombre y una mujer como base, puede dar paso a situaciones inmorales graves como es la adopción, esto carecería y sobre todo el interés superior del niño, no se le pregunta si quiere ser o no adoptado”, expresó.

El sacerdote católico añadió que no esa postura no es de homofobia, “pero no se puede pretender formar una familia homoparental, todos tienen los derechos ciudadanos como cada persona, pero a la familia no se puede legislar y es a lo que nos oponemos”.

Fuente: Quadratin