(Nicaragua) Obispo de Estelí, Nicaragua, se reunió con Vicepresidente americano

Mons. Abelardo Mata, obispo de Estelí, Nicaragua, declaró que sostuvo el pasado 30 de mayo una reunión con Mike Pence, Vicepresidente de los EE.UU., en la que abordaron diversos aspectos de la crisis social y política en la que está sumergido el país.

La iniciativa de la reunión se dio por “invitación de ellos mismos porque él [el vicepresidente americano] pidió escucharme directamente y sobre todo, en mi persona, agradecer a la Iglesia católica, todo el trabajo que hacemos por la pacificación y por la defensa del pueblo”, declaró Mons. Mata a La Prensa. El obispo dijo que el vicepresidente Pence fue claro en hacerle saber su admiración hacia la labor desarrollada en el país centroamericano.

Parece que el objetivo de escucharme era corroborar sus informaciones que tienen“, expresó Mons. Mata, quien también afirmó que concluyó tras la entrevista que el gobierno americano conoce en detalle la situación del país. “Fue una conversación larga y muy profunda para plantear muy concretamente las cosas que estamos viviendo en el país. Le expresé que la libertad religiosa en Nicaragua está maniatada“, continuó.

El obispo de Estelí también se reunió con Samuel Brownback, antiguo gobernador de Kansas y desde febrero de 2018 embajador para la Libertad Religiosa Internacional, a quien le ratificó el asedio, incluso personal, que sufre la Iglesia en Nicaragua por parte del régimen.

“Yo en lo personal no puedo salir tranquilo porque sé que hay piquetes que me están esperando para hacer bulla y si me muevo a algún lugar lo tengo que hacer a escondidas”, manifestó.

“Es terrible lo que vivimos porque [el régimen] está envenenando el corazón de la gente contra nosotros los religiosos, sacerdotes, obispos y delegados de la palabra. Ni siquiera nos podemos reunir en oración porque sabemos que hay gente allí controlándonos”, dijo el prelado.

Sobre la participación de la Iglesia en el diálogo nacional de febrero

Mons. Abelardo también se refirió a la participación de la Iglesia en el diálogo nacional que inició el 27 de febrero pasado. Dijo que se pretendía utilizar a la Iglesia.

“Naturalmente eso mirábamos y no quisimos dejarnos utilizar. Además, el gobierno ponía condiciones descalificando a algunos obispos y nosotros no lo permitimos y eso molestó mucho, porque ningún obispo está en venta. No lo permitimos y además sabíamos que esto era solo para jugar tiempo por parte del régimen”, expresó el obispo.

Un gobierno que solo se sostiene por las armas

Sobre el estado actual del país, Mons. Mata -quien también es Secretario General de la Conferencia Episcopal nicaragüense- afirmó que la situación se complica con el paso del tiempo:

“El pueblo no es gobernable por parte del régimen. Este gobierno se sostiene nada más por las armas, no hay otro camino. Un país así no avanza”, dijo.

“Ortega perdió el derecho a gobernar por sus acciones y no hablo de la legitimidad de origen, que también es ilegal”, afirmó.

Fuente: Gaudium Press