(Puerto Rico) Cámara Representantes de Puerto Rico aprueba proyecto de libertad religiosa

La Cámara de Representantes de Puerto Rico aprobó este martes el proyecto de libertad religiosa, con el fin de fijar la política pública de la isla al respecto.

La medida fue presentada por la representante María Milagros Charbonier, presidenta de la Comisión de lo Jurídico, quien lideró su análisis y sometió un informe positivo sobre el mismo, que ha contado con la oposición de varias organizaciones en la isla.

Cincuenta organizaciones de derechos humanos, colegios profesionales, colectivos de trabajo, entidades religiosas y personas que luchan por la equidad en la isla rechazaron la medida aprobada.

“La Cámara de Representantes se ha convertido en un bastión del sector religioso más conservador del país y está dando la espalda a otras denominaciones y grupos humanistas que sí creen en la equidad y rechazan el discrimen que se promueve desde ambos proyectos”, expresó Amárilis Pagán, una de las portavoces de CABE y directora Ejecutiva de Proyecto Matria, en un comunicado.

“Desde que se anunciaron los proyectos en abril pasado, el rechazo a los proyectos ha ido en aumento y hay un liderato diverso y valiente haciendo frente a quienes insisten en lograr un permiso gubernamental para discriminar”, añadió.

por su parte, el activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano denunció, en un comunicado, la aprobación del proyecto que, dijo, “legalizaría el discrimen hacia las personas LGBTTIQ utilizando la religión como excusa”.

“El Proyecto de la Cámara 2069, presentado por el gobernador Ricardo Rosselló, es un atentado contra la máxima de nuestra Constitución que establece que cada ser humano tiene que ser tratado igual”, agregó.

La libertad de culto “ya está protegida por nuestra Carta Magna y no necesita esta legislación adicional. Este proyecto intenta legalizar el discrimen, la violencia y el odio en contra de la gente LGBTTIQ. Le corresponde ahora al Senado detener esta afrenta a nuestra humanidad compartida”, aseveró Serrano.

El portavoz de la Puerto Rico Para Tod@s sentenció que la aprobación de un proyecto “tan nefasto es una vergüenza, descaro e hipocresía de marca mayor el mismo día que la administración de Rosselló busca alentar el turismo LGBTTIQ en nuestro país. No se puede invitar a la gente LGBTTIQ a visitar a nuestra patria si aquí el gobierno legaliza el discrimen en contra nuestra”.

Charbonier, quien presentó la medida, indicó que obligar a una persona “a renegar de sus convicciones religiosas o pretender disfrazarlas, atenta contra su dignidad como ser humano. Nadie debe ser obligado a elegir entre servir y su fe. De lo que se trata es del acomodo razonable a la persona. La libertad religiosa es un derecho fundamental e inalienable del ser humano”.

Mientras, el representante Luis Vega Ramos, opinó que “hoy están legislando para garantizar el derecho al odio. Todos y todas somos iguales ante la Ley, y eso quiere decir que no hay un derecho a odiar ni a actuar sobre ese odio”.

Seguido, el representante Denis Márquez Lebrón, señaló que “puedo estar minutos aceptando el reto sobre argumento jurídico, pero creo que el argumento principal que se esboza sobre esto es la sensatez”.

De igual modo, el representante Manuel Natal, quien argumentó que “el derecho es tanto a creer, como a no creer. Lo que no está en la Constitución de Puerto Rico ni en la Constitución de Estados Unidos, es utilizar la religión para discriminar contra otras personas”.

Charbonier Laureano refutó los planteamientos en contra de la medida señalando que “empezamos por indicar que esta no es una ley discriminatoria. Esta es una ley que protege contra el discrimen. Aquí protegemos a todos y todas por igual. Lo más discriminatorio que hay es decir que este proyecto es discriminatorio. Al que se le niegan los derechos es al sector cristiano”.

Por último, apuntó que el objetivo del proyecto es establecer las guías para la protección de la libertad religiosa y clarificar algunos principios de este concepto fundamentados en los parámetros constitucionales y estatutarios, tanto federales como locales aplicables a Puerto Rico.

El portavoz de Victoria Ciudadana en la Cámara de Representantes, Manuel Natal, opinó, por su parte, que la libertad religiosa “está garantizada en nuestra Constitución. Lo que se acaba de aprobar en la Cámara de Representantes no es un proyecto de libertad religiosa, sino un proyecto de libertad para discriminar”.

Con los mismos argumentos que antes discriminaron contra los negros, hoy se pretende legalizar el discrimen contra las mujeres y personas LGBTTIQ”, agregó.

Por su parte, Ana Irma Rivera, señaló que en el marco del mes del Orgullo, “debemos rechazar cualquier intento de permitir la discriminación y la negación de derechos a las personas de la comunidad LGBTTIQ. Este proyecto propicia la exclusión basada en los prejuicios y la discriminación contra ciertos sectores so color de creencias religiosas”.

La medida pasa ahora la Senado.

Fuente: Hoy Los Angeles