(Nigeria) Así es la persecución que sufren los cristianos en el norte de Nigeria

El P. John Bakeni trabaja para ayudar a los desplazados por el drama de la persecución de Boko Haram y los pastores Fulani

Hoy hablamos en ‘El Espejo’ de Nigeria, uno de los países más importantes de África, que no termina de conseguir su estabilidad, ni siquiera tras la supuesta derrota del grupo terrorista Boko Haram, anunciada por el Gobierno.

Una derrota que pone muy en duda el sacerdote John Bakeni, responsable de coordinar la ayuda a las personas desplazadas por los ataques en la diócesis de Maiduguri, al norte de Nigeria, donde la violencia sigue siendo omnipresente. Según el testimonio ofrecido por este sacerdote a Ayuda a la Iglesia Necesitada, las condiciones de seguridad se están deteriorando a pasos agigantados. En el norte el islamismo trata de imponer la ley islámica, la Sharía, y los cristianos sufren exclusión política, no disponen de tierras para construir iglesias, y se les impone el matrimonio forzoso de niñas como un acto de violencia calculada.

Además, denuncia que en el centro del país están aumentando los ataques contra agricultores cristianos por parte de nómadas predominantemente musulmanes de la tribu de los Fulani. Con frecuencia los agricultores no pueden trabajar en el campo porque temen ser secuestrados o asesinados. Según explica el padre John, los cristianos viven cada día que pasa sin incidentes como una bendición, porque no saben lo que pasará al día siguiente. Aun así, la fe les impulsa a testimoniar valientemente el Evangelio.

Como han denunciado los obispos de Nigeria, el problema es que el Estado está ausente cuando se trata de la protección y seguridad de la vida y la propiedad de la población, especialmente de los cristianos. Por otra parte, este sacerdote asegura que el islamismo es una deformación del islam, pero le inquieta el silencio de los musulmanes, que deberían oponerse al islamismo y denunciarlo.

Con este panorama lo primero y más importante es que la Iglesia universal rece por los cristianos de Nigeria e incremente la ayuda económica para sostener las estructuras de una Iglesia muy viva, con numerosas vocaciones sacerdotales y religiosas. Por último el P. Bakeni pide a los gobiernos europeos que influyan para que en Nigeria se fortalezcan las instituciones democráticas que trabajan por el Estado de Derecho y la libertad religiosa para todos.

Fuente: COPE