(México) Preocupa a Arquidiócesis repunte de homicidios; tendrá reunión con el gobernador

El también vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) plantea que la violencia se atienda como un problema de salud pública.

El arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, externó preocupación por el incremento de homicidios dolosos en distintos puntos de la geografía del estado, por lo que adelantó un próximo encuentro entre obispos de las diferentes Diócesis y el gobernador, Silvano Aureoles Conejo, al que podrían sumarse miembros del Consejo Interreligioso de Michoacán. Propone que la violencia se atienda como un problema de salud pública.

Apatzingán, Zamora y una parte de Morelia, sostuvo, son las Diócesis que reportan mayor número de hechos violentos, luego, agregó que en la de Tacámbaro también persisten hechos de esa naturaleza.

“No queremos más sangre, no queremos más muertes, no queremos más dolor ni más vergüenza. Como pastor de esta porción del puedo de Dios, me uno al clamor de los que sufren las consecuencias de la violencia. Hago un llamado a las autoridades para que cumplan con su tarea de investigar y dar con los responsables, asimismo, convoco a la sociedad en general, para que se involucre y participe en la construcción de un Michoacán que valore la vida, la dignidad y los derechos de cada persona, haciéndonos capaces de encontrarnos como hermanos”, dijo.

Lo anterior, es parte del mensaje que el también vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) externó este domingo ante medios de comunicación, en un contexto que definió de violencia crónica en México y Michoacán, multifactorial y multicausal.

“Los obispos hemos señalado que el tema de la inseguridad y la violencia se deben de abordar como un tema de salud pública que permita asegurar para el mayor número de personas el beneficio de la seguridad y de la paz. Este enfoque de salud pública supone que todos somos corresponsables para involucrarnos y cooperar para superar la crisis: el gobierno, los empresarios, las iglesias, las organizaciones sociales, la academia y la sociedad en general”, planteó.

EXPUSO QUE CUANDO UNA PERSONA SE PREOCUPA POR NO INCURRIR EN ACTOS VIOLENTOS APORTA PARA LA PACIFICACIÓN.

“Pero el hecho real es que en dondequiera surgen las expresiones de violencia y ojalá que aprendamos a no ser violentos… es la parte que yo he estado planteando y que será muy valioso que podamos estar implementando, la conciencia del ser yo pacífico para poder ayudar a que tengamos un pueblo, una comunidad, en paz”, refirió.

Se planteó con AMLO emergencia migratoria y construcción de paz

En la misma conferencia de prensa, Carlos Garfias, compartió que la semana pasada los miembros del Consejo de Presidencia de la Conferencia del Episcopado Mexicano se reunieron el pasado lunes con el titular del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador. Como temas prioritarios abordaron la emergencia migratoria y la construcción de la paz.

Informó que la iglesia católica refrendó su voluntad de seguir coadyuvando en la respuesta a la emergencia migratoria, a través de sus 95 diócesis, 10 mil parroquias, más de 130 albergues, y miles de agentes de pastoral en todo el territorio nacional que efectúan acciones de ayuda humanitaria y defensa de los derechos humanos.

“Los obispos expresamos la necesidad de establecer un mayor diálogo para unir fuerzas, coordinarnos y garantizar la seguridad de los migrantes y los agentes de pastoral. La criminalización y estigmatización de los migrantes y de los defensores de sus derechos humanos, son una preocupación que se le manifestó al presidente”, apuntó.

Añadió que en lo relativo a la reconstrucción del tejido social y el fortalecimiento del estado de derecho, reiteraron el deseo de contribuir a través del Plan de Construcción de Paz del Episcopado Mexicano, que incluye centros de escucha, centros de defensa de derechos humanos, acompañamiento de víctimas y talleres de educación para la paz.

Fuente: Mi Morelia