(Vaticano) El Vaticano insiste: Ninguna ley puede vulnerar el secreto de confesión

El Vaticano reitera que el secreto de confesión es inviolable. Lo hace a través de este documento de la Penitenciaría Apostólica en el que además recuerda que una ley que pretenda “forzar la inviolabilidad del secreto sacramental constituiría una inaceptable ofensa” hacia la libertad de la Iglesia. Sería además una ley que violaría la libertad religiosa y la libertad de conciencia, tanto la del confesor como la del penitente.

De forma clara el Vaticano sale al paso de propuestas legislativas como el proyecto de ley que se está tramitando en Chile y que eliminaría el secreto de confesión en casos de abusos, o la recomendación que de la Royal Commission Australiana de romper el secreto de confesión también en los casos de abusos sexuales para delatar a presuntos pederastas.

Por eso, este documento insiste en que no hay ninguna excepción en la que el secreto de confesión se pueda violar, ni en el contexto eclesial ni mucho menos en el civil.

El Vaticano recuerda además que “ante pecados que supongan un delito, no está permitido nunca poner al penitente, como condición para la absolución, la obligación de entregarse a la justicia civil”, principio jurídico según el cual nadie está obligado a reconocer su culpabilidad. Porque el penitente “debe estar seguro en todo momento de que el coloquio sacramental permanecerá en el secreto de confesión, entre la propia conciencia que se abre a la gracia de Dios y la mediación necesaria del sacerdote”.

El escrito aclaratorio del Vaticano también se refiere a las víctimas. En caso de que el penitente sea quien ha recibido el daño, el confesor “ha de instruirlo sobre sus derechos, así como sobre los concretos instrumentos jurídicos para denunciar el hecho civilmente y/o eclesiásticamente y reclamar justicia”.

La nota de la Penitenciaría Apostólica reconoce que el secreto de confesión no siempre es comprendido por “la mentalidad moderna” pero insiste en que “en la celebración del sacramento de la Reconciliación se encierra la esencia misma del cristianismo y de la Iglesia”.

Fuente: Rome Reports