(Cuba) Una sola visita al mes y sin poder trabajar, así tienen en prisión al pastor sentenciado en Cuba por educar a sus hijos en casa

La hija mayor de Ramón Rigal, el pastor condenado en abril a dos años de prisión en Guantánamo (oriente de Cuba) por educar a sus hijos fuera de las instituciones escolares del Estado, ha denunciado que las condiciones de encarcelamiento de su padre se han arreciado, informó Diario de Cuba.

“Ahora mi papá solo tendrá visita una vez al mes, y aún no podrá comenzar a trabajar, ni siquiera dentro de la prisión”, comentó la adolescente al medio citado.

Ruth y Joel Rigal, los hijos del pastor, se encuentran bajo cuidado de los abuelos. La madre de los muchachos, Ayda Expósito, también fue sentenciada en abril a un año y medio de cárcel bajo el mismo cargo de supuestos “actos contra el normal desarrollo del niño, asociación ilícita y asociación para delinquir”.

La familia espera que a Expósito le concedan la libertad condicional en octubre. A ella sí le han permitido comunicarse regularmente con sus hijos.

Esta condena doble a un matrimonio evangélico por querer educar a sus hijos en casa, fuera de las escuelas cubanas donde impera “la ideología comunista” y existe propaganda política y “culto a la personalidad de los líderes del Gobierno”, según han expresado estos padres, ha despertado denuncias de varias organizaciones nacionales e internacionales.

“En el totalitarismo cubano, los niños son formados con criterios de culto a la personalidad de Fidel y Raúl Castro, y los planes formativos incluyen asignaturas políticas e incluso entrenamiento militar”, dijo a raíz de la condena en abril, Alejandro González Raga, director ejecutivo del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), asociación con sede en Madrid.

También la Comisión de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF) ha denunciado este proceso legal de las autoridades de la Isla que llevó al matrimonio a la cárcel.

Ya en 2017, Ramón Rigal había sido condenado a prisión domiciliaria y trabajo forzado por el mismo motivo, recordó la Liga Evangélica de Cuba este abril en su denuncia de los hechos, que también solicitó entonces “a las autoridades cubanas una solución justa para esta familia”.

El matrimonio cristiano empleaba “el plan de estudios del colegio Hebrón, de Guatemala, certificado metodológicamente”, según dio a conocer la Liga Evangélica. Ahora sus hijos están reintegrándose a la escuela estatal, bajo mandato de la Justicia cubana.

Fuente: CiberCuba