(Reino Unido) Un informe urge al gobierno del Reino Unido a ser “líder global de la libertad religiosa”

La Oficina de Asuntos Exteriores publica la esperada Reseña Independiente de los Cristianos Perseguidos. Un documento que ha sido encargado por Jeremy Hunt, candidato a dirigir el Partido Conservador y convertirse en primer ministro.

El Reino Unido acaba de publicar un informe sobre la persecución de cristianos en el mundo que fue encargado en diciembre por el secretario británico de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt. El documento está firmado por el reverendo Philip Mounstephen, obispo de Truro, que ha trabajado en equipo con “una alianza a tres bandas cuidadosamente equilibrada” por funcionarios de la Oficina de Exteriores y Mancomunidad (FCO, por sus siglas en inglés), miembros de ONG’s con gran experiencia en el mundo de la libertad de religión y creencia, y miembros independientes”.

Entre los colaboradores están incluidas organizaciones cristianas como Puertas Abiertas, Ayuda a la Iglesia Necesitada, Release International y Christian Solidarity Worldwide. Además, también han participado representantes evangélicos como David Fieldsend, Charlie Hoare y Rachel Varnay.

El informe constituye una respuesta a los grupos seculares que han tratado de relegar la cuestión de la libertad religiosa a una especie de derecho humano de segunda clase. “La libertad de creencia es quizás el derecho humano más fundamental porque muchos otros dependen de él”, dice el texto.

“LA PERSECUCIÓN DE LOS CRISTIANOS ESTÁ CERCA DE CONVERTIRSE EN UN GENOCIDIO”

La Reseña Independiente dice que el 80% de los ataques de motivación religiosa que ocurren en el mundo son contra cristianos. “La persecución cristiana, como ninguna otra, es un fenómeno global”, dice el informe. “En algunas regiones, el nivel de persecución está llegando posiblemente a  alcanzar la definición internacional de genocidio. La persecución de cristianos es una cuestión de derechos humanos y debería ser vista como tal”, puede leerse en el documento.

El texto también analiza las tendencias globales pero se enfoca en casos de estudio detallados en países como Irak, Nigeria, Indonesia, China, Sri Lanka, Pakistán y Siria. En este sentido, habla de la “persecución impactante y de un comportamiento de discriminación contra muchas comunidades cristianas del planeta”.

“Dada la magnitud de persecución de los cristianos en la actualidad, los indicios de que está empeorando y de que su impacto implica la ejecución de algunos de los grupos más antiguos y de las comunidades más longevas, la necesidad de del gobierno de dar una prioridad mayor y un apoyo estratégico y específico a estas comunidades no solo es necesario, sino una urgencia creciente”, dice el documento.

El documento clarifica que el enfoque sobre el cristianismo “no es un alegato especial por los cristianos, sino de compensar un déficit significativo”. “Es una cuestión de igualdad”, dice el informe. “Si una minoría está recibiendo el 80% de la discriminación de carácter religioso, no es justo que deban recibir tan poca atención. Este informe también trata sobre la sensibilidad por la discriminación y la persecución de otras minorías”, señala.

LISTA DE RECOMENDACIONES

El documento ofrece una lista de recomendaciones para ayudar al gobierno del Reino Unido a mejorar la lucha contra la persecución de la cosmovisión cristiana. “En un momento de cambios estructurales significativos en en las relaciones diplomáticas de Gran Bretaña, es esencial que la libertad religiosa y de creencia permanezca en el corazón de la prioridades de la política de exteriores británica. Esto significa que la Oficina de Exteriores debe resistir cualquier resistir cualquier intento de permitir que las relaciones bilaterales prioricen otras cuestiones antes que estos derechos fundamentales”, se afirma en el informe.

El documento también remarca que el personal de Asuntos Exteriores debería ser más más entrenado en “conceptos religiosos”. Plantea que se debería estudiar la libertad religiosa en paralelo a otros derechos humanos para mejorar el acercamiento a realidades tan complejas como la violencia de género o los matrimonios forzados. A través de una mayor conexión con el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el Consejo de los Derechos Humanos del mismo organismo, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, el Consejo Europeo y la Mancomunidad británica, el Reino Unido debería “aspirar a ser líder global de la libertad religiosa”.

Esto también exige “mayor financiación” para combatir la persecución de cristianos y nombrar el fenómeno con más claridad. El gobierno del Reino Unido, se lee en el documento, debería “asegurar que existen mecanismo para facilitar una respuesta inmediata a crímenes atroces” y “estar preparado para imponer sanciones contra quienes perpetran abusos contra la libertad de religión y creencia”.

JEREMY HUNT: “NO ESTOY SEGURO DE QUE NUESTROS ESFUERZOS EN FAVOR DE LOS CRISTIANOS HAYAN COINCIDIDO SIEMPRE CON LA ESCALA DEL PROBLEMA

Durante la presentación del informe, una de las voces presentes ha sido la del secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, que ha manifestado “no estar convencido de que nuestros esfuerzos en favor de los cristianos hayan coincidido siempre con la escala del problema, o hayan reflejado la evidencia de que son los cristianos quienes frecuentemente soportan la carga más pesada de la persecución”.

Tal vez, debido a un corrección política errónea o una renuncia instintiva a hablar de religión, los sucesivos gobiernos británicos no siempre han lidiado con este problema”, ha señalado el alto cargo del ejecutivo británico, que también es uno de los dos candidatos por liderar el Partido Conservador y sustituir a Theresa May en el cargo de primer ministro, junto con Boris Johnson. Como jefe del gobierno, ha asegurado, “aceptaría todas las recomendaciones [del informe] en su totalidad”.

Hunt ha terminado su comparecencia asegurando que “como la doctrina cristiana del pecado original nos recuerda, el carácter de maldad es inherente en la condición humana”. “Nunca seremos capaces de extirpar el fanatismo anticristianos, pero tampoco debemos encogernos de hombros y caminar al otro lado del camino”, ha remarcado.

LA ALIANZA EVANGÉLICA BRITÁNICA DA LA BIENVENIDA AL INFORME

Un grupo de líderes cristianos ha reaccionado a la publicación del documento. El director de Defensa de la Alianza Evangélica del Reino Unido, Dave Landrum, ha manifestado que la publicación “debería hacer de esta cuestión una prioridad, sobre todo porque las libertades por mantener, expresar y cambiar las creencias religiosas son la base de todos nuestros demás derechos humanos y libertades civiles”. “Si las libertades religiosas disminuyen, también lo harán el resto. En este empeño, la Oficina de Exteriores puede contar con el apoyo y las oraciones de la comunidad evangélica, de rápido crecimiento en todo el mundo”, ha remarcado.

Landrum también ha remarcado que “se han presentado pruebas de que a menudo, los diplomáticos hacen un seguimiento muy deficiente de las propuestas de proyectos iniciadas por la comunidad cristiana minoritaria, es decir, en muchos casos los grupos evangélicos y pentecostales también son significativamente más pobres que los que pertenecen a las denominaciones principales”.

Otro de los representantes que han manifestado  una buena acogido del informe ha sido el arzobispo de Canterbury, y líder de la Iglesia Anglicana, Justin Welby.

Fuente: Protestante Digital