(China) China exige a Occidente dejar de politizar DD.HH. en Xinjiang
China exigió a Occidente dejar de politizar el tema de los derechos humanos en la región autónoma Uygur de Xinjiang y también de inmiscuirse en asuntos de índole interna con acusaciones infundadas.

Geng Shuang, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, dijo a periodistas que su Gobierno se opone con firmeza a la reciente carta al respecto firmada por 22 países, pues ignora los hechos reales y constituye un agravio al gigante asiático.

‘Urgimos a esas naciones respectar la realidad, dejar el prejuicio, apegarse a los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas y para con la injerencia en temas internos’, indicó.

Recalcó que Xinjiang, en concordancia con las leyes, puso en marcha medidas de lucha contra el terrorismo y el extremismo, así como el establecimiento de centros educacionales que permitieron en los últimos años evitar incidentes violentos y garantizar la estabilidad, unidad nacional y convivencia pacífica entre todas las etnias.

Geng también recordó las recientes visitas de diplomáticos de todo el mundo, que comprobaron una realidad distinta a la presentada por los medios de prensa occidentales sobre esa región.

‘Damos la bienvenida a quienes sinceramente mantienen el principio de objetividad e imparcialidad a visitar Xinjiang, pero estamos en contra de cualquier fuerza externa determinada a entrometerse en las cuestiones internas de China y socavar su soberanía e integridad territorial’, remarcó.

En reiteradas ocasiones, la cancillería china defendió los programas educativos desarrollados en centros de Xinjiang -con fuerte presencia de musulmanes- para instruir en el dominio del idioma, conocimiento legal y técnicas profesionales a individuos instigados, vinculados, coaccionados y atraídos por actividades terroristas y extremistas.

Sin embargo, medios occidentales de prensa en los últimos tiempos divulgan materiales en los cuales critican la apertura y funcionamiento de dichas instalaciones.

A fines del año pasado, la Oficina de Información del Consejo de Estado (gabinete) aseguró en un documento que protege y fomenta el desarrollo cultural de las distintas etnias que conviven en la región autónoma desde épocas antiguas.

De acuerdo con el texto, desde la fundación del país como República en 1949 se otorgó gran importancia a documentar y conservar las tradiciones y costumbres de esos grupos poblacionales, así como su transmisión de una generación a otra.

‘El Gobierno chino ha fortalecido la transformación creativa y el desarrollo innovador, animado a estos grupos étnicos a aprender las lenguas hablada y escrita de otros, impulsado los intercambios y la integración, respetado su libertad religiosa y trabajado para desarrollar sus sectores culturales’, indicó.

El denominado libro blanco también citó los esfuerzos por modernizar esas culturas nativas, estrechar los contactos con países extranjeros y fomentar su confianza mientras se estimula el aprendizaje mutuo entre ellos.

Fuente: Prensa Latina