(Internacional) Estados Unidos y Gran Bretaña ponen un nuevo énfasis en la libertad religiosa en el extranjero

El año pasado fue la reunión mundial más grande sobre la libertad religiosa, y Pompeo dijo que se evidencia que la administración del presidente Donald Trump ha hecho de la libertad religiosa «una verdadera prioridad».

La próxima semana, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Michael R. Pompeo, será el anfitrión de la II Conferencia Ministerial para promover la Libertad Religiosa en Washington.

El evento del año pasado fue la reunión mundial más grande sobre la libertad religiosa, y Pompeo dijo que se evidencia que la administración del presidente Donald Trump ha hecho de la libertad religiosa «una verdadera prioridad».

La reunión se produce apenas una semana después de que el homólogo británico de Pompeo, el secretario de Relaciones Exteriores Jeremy Hunt, presentara el informe final de una investigación independiente relacionada con la persecución mundial anticristiana.

Este doble impulso a favor de la libertad de religión debe ser alentador para las organizaciones de derechos religiosos, muchas de las cuales se han visto frustradas por lo que consideran la baja prioridad que se da a la persecución con motivos religiosos, en comparación con otras cuestiones como la raza, el origen étnico o la identidad sexual.

El año pasado, la ex embajadora de los Estados Unidos ante la Santa Sede, Mary Ann Glendon, dijo que la libertad religiosacorre el riesgo de «convertirse en un derecho de segunda clase que está regulado, o con demasiada frecuencia, subordinando a toda una gama de derechos, reclamos e intereses».

Este cambio de rumbo por parte de las 2 principales potencias occidentales no podría darse en un momento más oportuno. El siglo XXI está viviendo una persecución anti-religiosa a gran escala desde el final de la Guerra Fría, y el informe recién publicado en el Reino Unido estima que alrededor del 80% de los afectados son cristianos.

En sus comentarios del 8 de julio, Hunt aludió al problema señalado por Glendon, admitiendo que los gobiernos han preferido el vago lenguaje de la condena general en lugar de enfrentar el problema específico de la discriminación y persecución anticristiana.

El secretario de asuntos exteriores británico planteó el conflicto de los pastores Fulani en Nigeria que atacan a los granjeros en el «Cinturón Medio» del país. Los Fulani son musulmanes, y los agricultores son cristianos.

«Pero si el derramamiento de sangre se debe principalmente a la competencia por la tierra y el agua, sería un error pasar por alto el odio religioso como un factor importante», afirmó el secretario de Relaciones Exteriores. «De hecho, es difícil evitar concluir que los hombres armados que allanaron una iglesia en el estado de Benue el año pasado, asesinaron a 2 sacerdotes y 17 adoradores, solo por comentar una de las atrocidades señaladas en el informe, fueron motivados por cualquier otra cosa».

Pompeo y Hunt se unieron para discutir la libertad religiosa en una mesa redonda que tuvo lugar en el Palacio de Lambeth durante la visita a Londres en mayo del Secretario de Estado de los Estados Unidos.

Libertad religiosa reclamada en el extranjero y conculcada dentro del país

Sin embargo, muchos observadores han señalado la paradoja que supone que el brazo diplomático de Estados Unidos y Gran Bretaña promueva la libertad religiosa al mismo tiempo que en el ámbito interno esta expresión suscite cada vez más suspicacia.

En el Reino Unido, los colegas de Hunt en el Ministerio del Interior, que reúne las funciones de los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional de los Estados Unidos y se encargan de la inmigración, fueron criticados por la gestión de los casos de solicitantes de asilo que huyen de la persecución.

En EE. UU., el Tribunal Supremo anuló recientemente una decisión que podría haber conducido a la destrucción de los monumentos de guerra en todo el país si están en forma de cruz. Semejante acción habría recordado inquietantemente la reciente destrucción de cruces ordenada por las autoridades comunistas en China.

Por supuesto, las preocupaciones más apremiantes de la libertad religiosa en Occidente rodean las cuestiones de la vida e identidad sexual: el aborto, la eutanasia, el «matrimonio» entre personas del mismo sexo, el transexualismo, etc., y los asuntos relacionados con los derechos de conciencia, las leyes de odio y las decisiones laborales.

Muchos activistas partidarios del aborto o del lobby LGTB+ se oponen abiertamente a las leyes de libertad religiosa, y afirman que eludirán la legislación actual de derechos civiles.

Fuente: InfoCatólica