(EEUU) El Departamento de Estado es el anfitrión de la mayor cumbre de la libertad religiosa en la historia mundial; los sobrevivientes testifican

El Departamento de Estado de EE. UU. Lanzó el martes su segunda Conferencia Ministerial para Promover la Libertad Religiosa, una cumbre de tres días que se promociona como el evento de libertad religiosa más grande que se haya realizado.

Con comentarios de los sobrevivientes de algunas de las masacres religiosas más recientes, se espera que alrededor de 1,000 líderes de la sociedad civil global y políticos se reúnan en el Edificio Harry S. Truman durante una semana llena de testimonios, relaciones y diálogos sobre el fortalecimiento de la libertad religiosa en todo el mundo .

Se ha hecho un gran esfuerzo para hacer de esta una semana muy especial“, dijo el embajador general de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, Sam Brownback, durante sus comentarios introductorios.

“Este es el evento de derechos humanos más grande jamás organizado en el Departamento de Estado y el evento de libertad religiosa más grande que se haya realizado en el mundo. Espero que puedas sentir y sentir la importancia de este momento en el tiempo. Se está lanzando un movimiento global de derechos humanos centrado en la libertad religiosa desde esta reunión “.

En un momento en que el 80 por ciento del mundo vive en un lugar donde la libertad religiosa está restringida, la administración de Trump ha convertido en una prioridad defender la libertad religiosa en el extranjero.

Aunque los cristianos son el grupo religioso más perseguido en el mundo hoy en día, los ataques religiosos afectan a personas de todas las religiones.

Sobrevivientes de la sinagoga de Pittsburgh, Pensilvania, el tiroteo en octubre pasado y los tiroteos en la mezquita de Nueva Zelanda en marzo se dirigieron a los cientos de personas reunidas para la sesión inaugural del ministerio.

Además, un líder de la Alianza Evangélica Cristiana Nacional de Sri Lanka compartió el trauma que la comunidad cristiana de Sri Lanka ha enfrentado a raíz de los atentados de Pascua del 2019 que mataron a 250 personas e hirieron a otras 500 en tres iglesias y tres hoteles.

El Dr. Farid Ahmad, un sobreviviente de los disparos en dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, apareció en los titulares en los días posteriores a los ataques cuando dijo que perdona al atacante que se cobró la vida de 51 personas.

Ahmad explicó en la reunión ministerial que su fe y las enseñanzas del Corán influyeron en su decisión de perdonar al atacante, aunque el hombre tomó la vida de su esposa mientras ella intentaba rescatar a otros adoradores.

Tuve que responder y mi respuesta fue que ofrecí mi amor y perdón por el asesino“, dijo Ahmad sobre el presunto autor Brenton Tarrant, seguido de una ovación de la multitud.

“‘¿Por qué hice esto?’ Recibo esta pregunta con frecuencia. La primera razón es que lo amo porque es mi hermano humano. El Corán me ha enseñado que todos y cada uno de los seres humanos son mi hermano o hermana “.

Según los informes, Tarrant emitió un manifiesto en el que afirmaba que quería “venganza por la esclavitud de millones de europeos que los esclavistas islámicos habían sacado de sus tierras”.

Ahmad dijo que cada persona es como una hermosa flor que en conjunto comprende el “jardín” que es el reino de Dios, sin importar cuáles sean sus diferencias.

“Puedes tener una fe y yo puedo tener una fe diferente, pero eres una flor hermosa. Soy una flor hermosa y ella es una flor hermosa. Y juntos como la humanidad, hacemos un hermoso jardín “, dijo Ahmad.

La segunda razón para perdonar al tirador, dijo, es porque el Corán le dice que Dios lo amará si perdona a las personas de sus transgresiones.

“Aquellos que controlan su ira y perdonan a sus semejantes, son los que hacen el bien y Allah ama a los que son buenos”, dijo.

Ahmad dijo que todas las personas son descendientes de Adán y Eva y que no hay razón para odiar a las personas que son diferentes.

El odio nos destruye. El que tiene odio tiene un corazón como un volcán. Está lleno de odio, furia furiosa. “Se está quemando con él y también está tratando de quemar el exterior”, dijo.

“El odio ha dejado a tantos niños sin madre o sin padre. El odio le ha costado a mi esposa.

“Tuve que ir a casa sola y le dije a mi hija que su madre nunca vendría [a casa]. Pero tenemos que responder. Tenemos que responder como comunidad ”.

El rabino Jeffrey Myers de la Sinagoga del Árbol de la Vida en Pittsburgh, donde 11 personas murieron durante un tiroteo en octubre pasado, dijo a la ministerial que el ataque del año pasado hizo que algunos niños y congregantes tuvieran mucho miedo de asistir a los servicios religiosos.

“El autor de la masacre del Árbol de la Vida no solo robó 11 hermosas vidas que no tenía el derecho divino de hacer, sino que [también] robó la fe de innumerables judíos”, afirmó Myers. “El ladrillo y el mortero pueden repararse, pero ¿cómo se repara, o en muchos casos se restaura, la fe en Dios, especialmente cuando la fe no es instantánea sino que evoluciona sobre la vida de un individuo?”

Myers, quien fue galardonado en abril con la Medalla al Valor del Centro Simon Wiesenthal por su heroísmo, coraje y valentía durante el ataque, aseguró que el tiroteo ha alentado a otros judíos de su comunidad a volver a comprometerse con su fe.

Myers desafió a los asistentes a eliminar la palabra “odio” de su vocabulario y se burló de los medios de televisión por centrarse tanto en “asesinatos y caos” y por brindar notoriedad a los perpetradores que llevan a cabo masacres como la de Pittsburgh.

“Imagínese esto, si las noticias de última hora de la noche ofrecen 20 minutos de los asombrosos actos que realizan las buenas personas y ocultan las noticias deprimentes en algún lugar dentro de la transmisión, creo que el estado de ánimo de cada nación mejorará significativamente”, dijo Myers. “¿Entonces el desafío es qué estación de noticias de TV es lo suficientemente valiente como para intentarlo?”

Myers también hizo hincapié en que las personas necesitan “atenuar” el lenguaje emocional.

“Me comprometí dos semanas después de la masacre en mi sinagoga para no usar la palabra odio, que solo he usado una vez”, dijo. “Es una palabra de cuatro letras en el idioma inglés y este es el caso de todas las palabras de cuatro letras que son obscenidades, no se usa públicamente ni en privado”.

“No importa lo que sea, si no te gusta algo, necesitamos atenuar la severidad de nuestro lenguaje”, argumentó. “Cuando decimos la palabra [odio], nos emocionamos. El lenguaje emocional conduce a respuestas emocionales y violencia, como el asesinato de 11 judíos en mi sinagoga, el asesinato de nueve en Charleston en 2015, el asesinato de [seis] Sikhs en 2012 en Oak Creek. Necesitamos atenuar nuestro lenguaje y comencemos con nosotros como ejemplo ”.

Yamini Ravindran, coordinador legal y de defensa de la Alianza Evangélica Cristiana Nacional de Sri Lanka, compartió los horrores del trauma sufrido por las víctimas de los bombardeos de Pascua de Sri Lanka en abril pasado.

Yamini Ravindran habla en la segunda reunión ministerial del Departamento de Estado para promover la libertad religiosa en el edificio Harry S. Truman en Washington, DC, el 16 de julio de 2019. | Departamento de Estado

“Se supone que el domingo de Pascua es un día de celebración de la resurrección de Jesucristo”, dijo Ravindran. “Este domingo de Pascua, los cristianos en Sri Lanka fueron a la iglesia vestidos con sus mejores ropas. Pero poco sabíamos que esta Pascua iba a ser diferente, que iba a cambiar la vida de muchos “.

Considerando que los 30 años de guerra civil de Sri Lanka terminaron en 2009, Ravindran dijo que los niños de hoy en Sri Lanka son la primera generación que “no ha experimentado guerra, división o brutalidad”. Pero los atentados de Pascua, dijo, han traído “recuerdos dolorosos”. del pasado, la pérdida de vidas, la devastación de las familias, los toques de queda y el temor generalizado entre la gente “.

Afirmó que la comunidad cristiana en Sri Lanka se ha quedado con un temor “como nunca antes”, ya que las iglesias y escuelas cristianas estuvieron cerradas durante semanas después de los atentados.

“Hoy debemos ir a la iglesia con guardias armados y controles de seguridad”, dijo Ravindran. “Los niños van a la escuela con el control de seguridad. Hay un aumento en el ejército y los oficiales militares que buscan explosivos “.

Sin embargo, el mayor desafío para la comunidad cristiana de Sri Lanka ha sido lidiar con el trauma de las víctimas cuyas vidas han cambiado de manera permanente.

“Algunos de ellos nunca podrán caminar, tener vista o hacer algo por sí mismos”, dijo. “Algunos han sido paralizados permanentemente”.

Ravindran compartió la historia de una niña de 6 años que sufrió graves lesiones internas y externas que la dejaron ciega. La niña también perdió a sus dos padres.

“Ella no sabe que nunca podrá volver a ver”, dijo Ravindran. “Ella sigue preguntando: ‘¿Por qué es tan oscuro?'”

Un niño de 13 años murió quemado en el bombardeo, dejando atrás a una madre afligida y una mujer de 22 años murió la semana pasada debido a las lesiones sufridas en el atentado.

“Las víctimas están rotas y sufriendo”, dijo. “Están en gran dolor. Sin embargo, están en el camino de la recuperación. Las personas valientes no temen perdonar por la paz. Eso es lo que vemos en Sri Lanka y lo que vemos en la comunidad cristiana en Sri Lanka “.

 

Fuente: Christian Post