(Mundo) Las restricciones religiosas en el mundo han aumentado de manera significativa

En su décimo informe, publicado el pasado 15 de julio, este centro de investigación «profundiza en las formas en que han cambiado las restricciones gubernamentales sobre la religión y las hostilidades sociales que involucran a la religión entre 2007 y 2017».

En la última década, las restricciones religiosas en el mundo han aumentado de manera significativa en más de 50 países; y también lo han hecho las hostilidades sociales hacia la religión.

Estas son las conclusiones del estudio «A Closer Look at How Religious Restrictions Have Risen Around the World» («Una mirada más cercana a cómo han aumentado las restricciones religiosas en todo el mundo»), elaborado por el Pew Research Center.

En su décimo informe sobre esta cuestión, publicado el pasado 15 de julio, este centro de investigación «profundiza en las formas en que han cambiado las restricciones gubernamentales sobre la religión y las hostilidades sociales que involucran a la religión entre 2007 y 2017».

Esas restricciones gubernamentales tienen que ver con «leyes, políticas y acciones de los funcionarios estatales que restringen las creencias y prácticas religiosas».

Asimismo, las hostilidades sociales relacionadas con la religión incluyen «la violencia y el acoso por parte de individuos, organizaciones o grupos privados», cita el informe.

Cabe recordar que, según un informe de 2018 de Ayuda a la Iglesia Necesitada, el 61% de la población mundial vive en países donde no se respeta la libertad religiosa.

De hecho, de los 196 países que hay en el mundo, en 38 de ellos se cometen violaciones importantes relacionadas con esta cuestión.

En este contexto, la persecución de cristianos en el mundo cobra una especial relevancia: más de 245 millones de cristianos sufren persecución alta, muy alta o extrema.

Corea del Norte es desde hace 17 años el país más represivo. Y China, por ejemplo, utiliza la tecnología para vigilar a los cristianos de forma constante.

52 gobiernos restringen la libertad religiosa…

Volviendo al estudio del Pew Research Center, el informe hace esta clasificación de las restricciones gubernamentales: favoritismo gubernamental de los grupos religiosos; leyes y políticas que restringen la libertad religiosa; límites del Gobierno en actividades religiosas; y hostigamiento del Gobierno a grupos religiosos.

Los últimos datos muestran que 52 gobiernos, incluidos algunos en países muy poblados como China, Indonesia y Rusia, imponen niveles de restricciones a la religión ̏altos˝ o ̏muy altos˝, frente a 40 en 2007», advierte el informe.

Libertad religiosa

Como se puede observar en este gráfico, reproducido a partir del estudio, en 2007 el porcentaje de países con niveles altos o muy altos de restricciones gubernamentales era del 20%. En 2017, ese porcentaje creció hasta el 26%.

En ese periodo, el pico más alto de restricciones se produjo en 2012, con 57 países involucrados (29%).

A partir de ese año, el número de países con gobiernos que limitaron la libertad religiosa descendió: en 2013, 55 países (28%); y en 2014, 47 (24%); para volver a crecer en 2015, 50 (25%); y en 2016, 55 (28%.

En este apartado, el informe habla también de puntuaciones de restricciones religiosas de 4,5 y superiores sobre 10.

A continuación, los responsables del estudio hacen algunas reflexiones al considerar que «las restricciones gubernamentales han aumentado de varias maneras diferentes».

«Las leyes y políticas que restringen la libertad religiosa (como exigir que los grupos religiosos se registren para funcionar) y el favoritismo gubernamental de los grupos religiosos (por ejemplo, mediante la financiación de la educación religiosa, la propiedad y el clero) han sido los tipos de restricciones globales más prevalentes en cada una de las 5 regiones rastreadas en el estudio».

«Esas 5 regiones son América, Asia-Pacífico, Europa, Medio Oriente, África del Norte y África subsahariana. Ambos tipos de restricciones han ido en aumento; y el puntaje promedio global en cada una de estas categorías aumentó más del 20% entre 2007 y 2017», cita el estudio.

…en 56 hay altas hostilidades hacia la religión

Por otra parte, el estudio categoriza las hostilidades sociales hacia la religión de esta manera: hostilidades relacionadas con normas religiosas; tensión y violencia interreligiosas; violencia religiosa por parte de grupos organizados; y acoso individual y social de grupos.

Con esas características, el informe detalla el aumento de los países donde los niveles de hostilidades sociales relacionadas con la religión son altos o muy altos. También aquí, el informe habla de puntuaciones de hostilidades de 3,6 y más sobre 10.

Libertad religiosa

En cuanto a los países, el total de ellos «donde las personas están experimentando los más altos niveles de hostilidades sociales relacionadas con la religión han aumentado de 39 a 56», como muestra este otro gráfico.

En 2007, esos 39 países representaban el 20% del total; mientras en 2017 ese porcentaje había crecido hasta el 28%.El pico más alto de hostilidades sociales hacia la religión se produjo también en 2012, con 65 países (33%); para irse reduciendo en porcentaje y número de países un par de años y volver a crecer en 2015 y 2016, como se aprecia en el gráfico.

8 formas de restricciones y hostilidades

En un tercer gráfico, el informe visualiza el conjunto de 8 formas de restricciones religiosas y hostilidades hacia la religión con la evolución de la puntuación entre 2007 y 2017.

Libertad religiosa

Como se ve en el gráfico, las restricciones del «favoritismo de los grupos religiosos» han aumentado, pasando de 3,7 a 4,7 en ese periodo de 10 años; y las que afectan a «leyes y políticas generales», de 3,5 a 4,3.

A continuación, el único indicador de los 8 que aparecen en el gráfico que ha tenido una evolución positiva es la «tensión y violencia interreligiosas», que pasó en 10 años de 2,9 a 2,4.

En cuanto al «hostigamiento individual/social» hacia la religión ha pasado de 1,6 a 2,0. Y les siguen el «hostigamiento de grupos religiosos» (1,7-2,6); los «límites de la actividad religiosa» (2,3-3,4); «violencia religiosa por parte de grupos organizados» (1,6-2,2); y «hostilidades relacionadas con normas religiosas» (1,7-3,0).

El informe resume todo ello de esta manera: «una categoría de hostilidades sociales ha aumentado sustancialmente: las hostilidades relacionadas con normas religiosas (por ejemplo, el hostigamiento de mujeres por violar los códigos de vestimenta religiosa), impulsando gran parte del aumento general de las hostilidades sociales relacionadas con la religión».

«Otros 2 tipos de hostilidades sociales, el acoso por parte de individuos y grupos sociales (que van desde pequeñas pandillas hasta la violencia de la mafia) y la violencia religiosa por parte de grupos organizados (incluidos grupos neonazis como el Movimiento de Resistencia Nórdica y grupos islamistas como Boko Haram), se han incrementado más modestamente».

Sin embargo, «una cuarta categoría de hostilidades sociales, la tensión y la violencia interreligiosas (por ejemplo, enfrentamientos sectarios o comunales entre hindúes y musulmanes en la India) ha disminuido notablemente desde el año de referencia (17%)».

«En 2007, 91 países experimentaron cierto nivel de violencia debido a las tensiones entre grupos religiosos, pero para 2017 esa cifra se redujo a 57 países», cita el informe.

«Estas tendencias sugieren que, en general, las restricciones religiosas han aumentado en todo el mundo durante la última década, pero no lo han hecho de manera uniforme en todas las regiones geográficas o en todo tipo de restricciones», añade el estudio.

Como ejemplos, «el nivel de restricciones comenzó alto en la región de Medio Oriente y África del Norte, y ahora es más alto en las ocho categorías medidas por el estudio».

«Pero, algunos de los mayores aumentos en la última década se han producido en otras regiones, incluida Europa, donde un número cada vez mayor de gobiernos han puesto límites a la vestimenta de las mujeres musulmanas; y en el África subsahariana, donde algunos grupos han tratado de imponer sus normas religiosas. Otros a través de secuestros y conversiones forzadas», concluye el estudio.

Fuente: InfoVaticana