(Paskistán) Una niña cristiana paquistaní es raptada, convertida al islam y obligada a casarse

EL FENÓMENO DE LAS CONVERSIONES FORZADAS SIGUE CRECIENDO EN LA REPÚBLICA ISLÁMICA DE PAKISTÁN

Los cristianos son una minoría cada vez más perseguida en Pakistán. Una niña cristiana de 14 años fue raptada, convertida al islam por la fuerza y obligada a casarse con un hombre musulmán; luego compareció delante del juez y firmó una declaración en la que sostiene haber actuado siendo plenamente libre.

Por el contrario, según su padre y el Centre for Legal Aid, Assistance and Settlement (CLAAS), una organización interconfesional que brinda apoyo legal gratuito a las víctimas de la intolerancia religiosa en el país, y que denunció el caso, la joven «sufre amenazas de muerte».

La menor se llama Benish Imran y desapareció de su casa el 2 de julio de 2019, raptada por Waheed Ahmed, quien luego la obligó a renegar de su fe cristiana y a unirse en matrimonio con él.

Al día siguiente, Imran Masih, el padre de la niña de 14 años, se presentó en la comisaría de la Policía y formuló una denuncia contra personas desconocidas, sin saber qué había sido de su hija.

Pocos días después, la Policía le informó que habían recibido el certificado de conversión y bodas de Benish, y que esta última habría de comparecer delante del magistrado del distrito de Lahore para registrar su declaración al día siguiente, el 12 de julio.

Además de Benish y de su marido, Waheed Ahmed, a aquella cita también se presentó el abogado de CLAAS, Nasir Anjum. Actuando en nombre del padre, el letrado decidió impugnar la boda.

Frente a la mirada de todos, Benish declaró tener 19 años de edad, dijo que había abrazado la religión islámica y que se había casado con Waheed Ahmed por su propia voluntad, de manera espontánea.

Por su parte, el letrado protestó diciendo que la edad declarada por la joven era falsa y mostró el verdadero certificado de nacimiento, que está fechado el 8 de octubre de 2005.

Siendo menor de edad, el abogado subrayó que Benish no tendría que haberse casado, ni siquiera por su propia voluntad, ateniéndose a lo que marca la ley paquistaní.

Luego pidió que su declaración no quedase registrada meramente de manera verbal; sin embargo, el juez no transcribió la orden dando la instrucción de que se registrase a la adolescente convertida.

Según la asociación interconfesional, el hecho de que Benish haya declarado algo falso «es una práctica normal, porque las muchachas como ella ya viven con los raptores. Lo normal es que la familia de la niña reciba amenazas de muerte, de modo que no queda otra opción que decir delante del juez lo que el raptor quiere. Al mismo tiempo, apenas ven la ocasión, tratan de escapar».

El director de CLAAS, Nasir Saeed, ha denunciado reiteradamente que «en los últimos meses, decenas de mujeres y adolescentes fueron secuestradas y convertidas al islam por la fuerza, y el número sigue creciendo».

Fuente: Periodista Digital