(India) El Consejo de Cristianos de la India denuncia nuevas persecuciones  y linchamientos contra los cristianos

Cuando no hay violencias físicas, se hace imposible la vida de los cristianos

El linchamiento de un pastor protestante, así como intimidaciones y violencias contra cristianos en el estado septentrional de la India, Uttar Pradesh, ha provocado la protesta del Consejo de los Cristianos de la India. Algunas sectas hindúes se toman la justicia por su mano y rechazan cualquier conversión al cristianismo. El estado de Uttar Pradesh es donde se encuentra el famoso mausoleo Taj Mahal, que fue construido para la esposa del gobernante mogol Shah Jahan, Mumtaz Mahal, el cual murió en 1631, y se encuentra a unos 200 kilómetros de Nueva Delhi.

Hace unos días, militantes del Bajrang Dal (ala juvenil del grupo ultranacionalista Vishva Hindu Parishad) han agredido al pastor Raju Prasad, según informa a Asia News Sajan K George, presidente del Global Council of Indian Christians (GCIC). “En Kashiram Colony, en el distrito de Kanpur – dice- una mujer le había pedido al pastor y a 2 mujeres que recitaran algunas oraciones por la madre enferma, que vive en su casa. Según la hija, la salud de la anciana mejoró gracias a las oraciones”. Esto mereció una paliza al pastor protestante.

En Uttar Pradesh las actividades religiosas de los cristianos causan fuertes tensiones, a pesar de que en India, en teoría, hay libertad religiosa. En Gonda, en el homónimo distrito, hace una semana la policía exigió a un pastor pentecostal de la Assembly of Believers’ Church (ABC) que no realice ninguna celebración.

Sunny Tyagi, que se convirtió al protestantismo del hinduismo, está como guía de una iglesia doméstica frecuentada por cerca de 35 personas, cuenta Asia News. Hace 3 años fue víctima de una agresión en ocasión de un encuentro de oración en la casa de un fiel. El pasado 26 de julio, durante su interrogatorio en la comisaría de policía de Kotwali, una multitud se reunió fuera del edificio y entonó eslóganes contra los cristianos y las conversiones. Liberado sólo a las 4 de la mañana siguiente, el pastor fue obligado a abandonar el pueblo.

Según el presidente del Global Council of Indian ChristiansSajan K. George, “Tyagi  no estaba involucrado en ninguna actividad criminal. Las personas que frecuentaban su iglesia no eran todas cristianas, pero cualquiera encontraba paz y alegría en la oración. También en el distrito de Moradabad, la pequeña comunidad pentecostal está sujeta a repetidas molestias: los encuentros son distorsionados y etiquetados como actividades de conversión. Los agresores logran eludir las condenas penales, mientras que siempre el arrestado es el cristiano indefenso. Los pentecostales son ciudadanos de segunda clase”.

El presidente del GCIC concluye: “India es un Estado laico con garantías constitucionales para la libertad religiosa. No obstante esto, incluso en el siglo XXI la inseguridad, las amenazas, las intimidaciones y los arrestos marcan la vida de la comunidad cristiana”.

Sobre 1.300 millones de habitantes que tiene la India, unos 28 millones son cristianos, de ellos 17,5 son católicos.

Fuente: Aleteia