(Irán) Mike Pence exige que Irán libere a cristiana sentenciado a un año de cárcel

El encarcelamiento por parte del régimen de Irán de una mujer que se convirtió al cristianismo llevó el viernes al vicepresidente estadounidense Mike Pence a instar al régimen clerical de Teherán a liberar a la mujer perseguida.

Me horrorizan los informes de que los gobernantes despóticos de Irán han castigado a otra mujer cristiana por ejercer su libertad de culto”, dijo el vicepresidente a sus 7.7 millones de seguidores.

Añadió que “Irán debe liberar hoy a Mahrokh Kanbari. Ya sean sunitas, sufíes, bahá’ís, judíos o cristianos, Estados Unidos defenderá a la gente de fe en Irán como Mahrokh y el pastor Bet-Tamraz, cuyas persecuciones son una afrenta a la libertad religiosa”.

Según un informe publicado el jueves en la página web de la agencia de noticias The Christian Post, “Una conversa cristiana-iraní fue condenado a un año de cárcel por los cargos de ‘actuar contra la seguridad nacional’ y participar en ‘propaganda contra el sistema’ a medida que continúan las medidas represivas contra los cristianos”.

El régimen clerical de Irán ha emprendido una campaña ferozmente represiva a lo largo de los años contra los musulmanes iraníes que se convierten al cristianismo.

El sitio web señala que “la sentencia se dictó el lunes, dos días después de su comparecencia ante el Tribunal Revolucionario Islámico de Karaj, a la que Mahrokh Kanbari, de 65 años de edad, fue condenada”. Los amigos de Kanbari le dijeron al grupo sin fines de lucro que el juez fue grosero con el acusado y trató de humillarla cuando ella no estaba de acuerdo con él.

Tres agentes de la inteligencia iraní arrestaron a Kanbari en su casa durante la Navidad de 2018, según el diario Christian Outlet. Las autoridades iraníes confiscaron “teléfonos móviles, Biblias y otros materiales relacionados con la cristiandad”.

La organización de promoción International Christian Response escribió en su sitio web: “Mahrokh fue llevada a las oficinas de inteligencia y soportó diez días de interrogatorio intensivo desde la mañana hasta la noche, ante la angustia de familiares y amigos que pensaban que se le habría mostrado más respeto por su edad”.

El Christian Post informó que Kanbari pagó una fianza equivalente a unos $2.500, asegurando su liberación en ese momento.

El opaco sistema judicial de Irán la acusó de actuar en contra de la seguridad nacional en enero, una acusación general para perseguir a las minorías religiosas y étnicas, así como a los disidentes políticos.

International Christian Response escribió que Kanbari fue “forzada a ir a un líder religioso para ser ‘instruida’ y dirigida a regresar al Islam”.

Fuente: Israel Noticias