(Nicaragua) Daniel Ortega: «Aquí hay una absoluta libertad religiosa y la más absoluta libertad de expresión»

Ortega admitió que en los organismos financieros internacionales es notable la oposición de Estados Unidos a los préstamos que solicite Nicaragua en el marco de la aplicación de la Nica Act

Lo que sí admitió Ortega es que no hay imperios eternos y muestra de ello es que muchos en la historia se han extinguido.  Esto en respuesta a la pregunta de uno de los periodistas, que le consultó sobre la posibilidad de que Bernie Sanders, llegue a la presidencia de Estados Unidos y este pueda quitar la presión contra Nicaragua.

Para el dictador, Estados Unidos está entrando en una fase de declive como imperio, por lo que espera que esto produzca un cambio interno en dicho país. En un cambio brusco de tema, Ortega inclusive habló hasta del cambio climático.  Ortega también pidió a líderes de izquierda de Inglaterra a luchar para salvar el planeta y la paz.

Hay absoluta libertad de expresión y de culto

En inglés, Murillo explicó a los reporteros las razones de por qué la Iglesia evangélica ha tomado una notoria participación ahora en el Gobierno y que condujeron a invitar a al líder cristiano de Estados Unidos, el reverendo Ralph Drollinger, durante la celebración del 19 de julio de este año.

Igualmente Ortega dijo que en Nicaragua hay «absoluta libertad de expresión» y de religión.  El dictador hizo referencia a un reporte en Estados Unidos «donde nos acusan de que aquí no hay libertad de expresión, donde el pastor ahí pudo haber dicho cualquier cosa, nosotros no le dijimos el discurso que iba a pronunciar (a Drollinger), simplemente diga lo que quiera». Para Ortega eso muestra que «aquí hay una absoluta libertad religiosa y la más absoluta libertad de expresión».

Las afirmaciones de Ortega se contradicen con el bloqueo que actualmente mantiene contra los medios independientes, así como con la confiscación de Confidencial y Canal 100% Noticias, a los que adversa y persigue por haber informado sobre la violenta represión y violaciones de derechos humanos en Nicaragua desatada el pasado 18 de abril de 2018.

El régimen también mantiene retenidos los insumos a los medios escritos, como LA PRENSA, el Hoy y El Nuevo Diario, poniendo en peligro la circulación de los periódicos. Además encarceló por varios meses a los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau.

Además Ortega ha perseguido a los líderes críticos de la Iglesia católica, hasta propiciar el exilio forzado del obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez. Asimismo, la dictadura permite que sus seguidores asedien los templos religiosos y agredan a sacerdotes a la vista de la Policía Orteguista (PO) que no se inmuta ante los ataques.

«Nunca he usado un carro blindado»

Por otra parte, Ortega se describe como un «sobreviviente» en la historia.

«Yo soy un sobreviviente. Porque cuando empezamos a luchar, muy jóvenes nosotros, muchos de nosotros caímos presos, nos torturaron, pasamos largos años en prisión, luego fuimos liberamos por acciones del Frente Sandinista y continuamos en la batalla y nunca se nos ocurría que íbamos a vivir la victoria, ya cuando nos veíamos con los compañeros en la clandestinidad, en la ciudad o en la montaña y nos preguntamos quién será el próximo. Estábamos convencidos que nos iba a llegar el turno de morir en la lucha, en el combate, con la certeza de que se iba alcanzar la victoria (…) después enfrentar la guerra impuesta por Estados Unidos, lograr salir con fortaleza (…) en algunos momentos de crisis nos dijeron que nos daban el Gobierno, que ellos se retiraban, nosotros les dijimos que no, ustedes tienen que cumplir, nosotros no vamos a regresar al Gobierno de esa manera, vamos a regresar con los votos y luego la victoria del 2006, llegamos al Gobierno en 2007, los programas sociales, el avance en la economía, pero Estados Unidos no quería ese ejemplo», dijo Ortega.

Además, el dictador señaló que desde los años 80 ha sido víctima de atentados, sin embargo, nunca «he utilizado un carro blindado, más bien cuando visito otros países nos ponen carros blindados, mi carro blindado es Cristo, el pueblo es que el que me cuida». Sin embargo, esta afirmación no corresponde con la realidad. A Ortega en cada acto público se le ve rodeado de grandes operativos policiales. Tampoco permite que sus fanáticos se le acerquen.

Fuente: La Prensa