(Internacional) Seis de cada diez personas viven en un país sin libertad religiosa

El 61% de la población mundial vive en países donde no hay libertad religiosa, se discrimina y persigue a causa de la religión, según datos del Informe Libertad Religiosa en el Mundo, editado por la Fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN).

Es una de las realidades que esta entidad católica subraya en una nota difundida con motivo de la celebración este jueves del primer Día Internacional en Conmemoración de las Víctimas de actos de violencia basados en la religión o las creencias, impulsado por la ONU.

La fundación ACN, que lleva 70 años trabajando por los cristianos que sufren persecución por su fe, celebra el establecimiento de esta jornada. “Es un paso importante para que en el futuro se escuche más la voz de los cristianos perseguidos”, afirma Thomas Heine-Geldern, presidente ejecutivo internacional de ACN. “Estamos muy satisfechos. Lo esperábamos desde hacía mucho tiempo”.

“Si bien todas las comunidades religiosas sufren regularmente agresiones, los informes internacionales sobre la libertad religiosa confirman desafortunadamente que los cristianos son los más perseguidos”, señala Heine-Geldern.

Tan solo en los últimos cinco años se han dado dos casos de genocidio de minorías religiosas: en Irak y en Siria las tropas del Daesh (Estado Islámico) atacaron a cristianos y otros grupos religiosos; y en Myanmar lo hicieron con la minoría musulmana de los rohinyá. Además, se están produciendo atrocidades sistemáticamente organizadas, de las que especialmente son víctimas los cristianos en África, expone Heine-Geldern.

El pasado mes de mayo, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la correspondiente resolución, a propuesta de Polonia y con el apoyo de Estados Unidos, Canadá, Brasil, Egipto, Irak, Jordania, Nigeria y Pakistán.

Una de las principales impulsoras ha sido la abogada y escritora Ewelina Ochab, especialista en la situación de las minorías religiosas en Oriente Medio, que afirma que el reconocimiento de este día tiene el objetivo de “recordar a las víctimas y supervivientes de la persecución religiosa. Tener una fecha señalada es importante para no olvidar nuestros compromisos, pero no es una meta en sí misma, sino el inicio de una larga campaña para prevenir que no haya más víctimas en el futuro”.

PLAN DE ACCIÓN

Por su parte, el presidente internacional de ACN considera que el nuevo día internacional, si bien solo es un primer paso, “el 22 de agosto no puede ser un fin en sí mismo, sino que debe iniciar un proceso que lleve a la comunidad internacional a un plan de acción coordinado para poner fin a la persecución religiosa y prevenirla en el futuro. En realidad, es deber de las Naciones Unidas, de los gobiernos y los actores políticos hacer cumplir el derecho humano a la libertad religiosa. A este día simbólico ahora le deben seguir acciones concretas”.

Para ACN, “un instrumento necesario es, entre otras cosas, el establecimiento de una plataforma de la ONU para promover el intercambio con representantes de los grupos religiosos perseguidos”. Además, “las Naciones Unidas deben trabajar para crear un Tribunal internacional que se ocupe de la cuestión de la impunidad de los actos de violencia basados en la religión cometidos por grupos como Boko Haram, Al-Shabaab o el EI”.

En 2018, ACN financió más de 5.000 proyectos, en 139 países de todo el mundo, con más de 100 millones de euros para ayudar a los cristianos necesitados y perseguidos por su fe.

Fuente: Servimedia