(China) China interroga a los pacientes sobre su confesión religiosa antes de prestar atención médica

Una denuncia publicada por la revista especializada en libertad religiosa en China Bitter Winter reveló que instituciones de salud chinas están indagando sobre las creencias religiosas de los pacientes en nuevo aspecto de la búsqueda de un férreo control del estado sobre la vida espiritual de los ciudadanos.

Según la publicación, varios casos se han documentado en las provincias de Hebei, Heilongjiang, Shandong y Henan y las campañas de presión en los centros de salud parecen haber iniciado en 2017. Según varios profesionales de la salud contactados por el medio informativo, sí existen directivas para incluir la información religiosa de los pacientes en las bases de datos, pero los médicos desconocen las intenciones por las cuales se recaba esa información en momentos críticos.

Una mujer en estado de embarazo fue llevada con una hemorragia al hospital en la provincia de Shangdong, y sus familiares fueron sorprendidos por la aplicación de un cuestionario centrado en las creencias religiosas en lugar de la salud de la paciente. “Ella tiene mucho dolor, ¿por qué le pregunta estas cosas'”, cuestionó uno de los familiares, para luego ser informado de que el estado requería la información y que no era opcional preguntar por las creencias religiosas.

La base de datos a la cual se agrega esta información es administrada por el gobierno, según comentó un director de un hospital que reservó su identidad. “No solo la Oficina de Seguridad Pública revisa estos registros, sino que los empleadores también pueden acceder a ellos. Tan pronto como alguien tenga una ‘mancha’, estará restringido para comprar boletos para viajar. Los empleadores tampoco los contratarán”, denunció. Otro empleado del sector médico afirmó que numerosos pacientes contestan con sinceridad este tipo de preguntas. “No es algo bueno. Puede parecer inocuo en este momento, pero el gobierno puede explotar esta información si le es necesario”.

El temor a las represalias estatales ha causado que incluso los practicantes de una religión eviten recibir atención médica. Un hombre que profesaba la fe cristiana en la ciudad de Baoding y que tenía un historial de ocultarse tras padecer la persecución religiosa rehusó ser atendido por su diabetes. Incluso tras padecer un shock de insulina se negó a ser trasladado a un hospital como se lo sugería el médico que lo auxilió. “Prefiero morir antes de que mi esposa e hijo sean implicados y arrestados junto conmigo”, indicó el hombre. Según afirmó Bitter Winter, el creyente falleció en el mes de septiembre de 2018.

La revista también denunció la prohibición explícita de la atención pastoral a los pacientes en los hospitales, con sanciones que incluyen el arresto de quienes estén involucrados. Los empleados deben firmar un documento donde reconocen haber conocido la directiva y al menos un centro hospitalario en Zhejiang exhibe un cartel con el texto: “Se prohíben las actividades religiosas en instalaciones médicas”.

Fuente: Gaudium Press