(China) Iglesias no oficiales reprimidas por negarse a ser controladas por el PCCh

A lo largo de China, los lugares de reunión religiosa que se oponen a cumplir las exigencias del Gobierno de unirse a la Iglesia de las Tres Autonomías son sellados y sus pastores son arrestados.

Si las iglesias domésticas se unen a la Iglesia de las Tres Autonomías, son automáticamente gestionadas por el Partido Comunista Chino (PCCh), el cual busca «normalizar» todas las religiones en China, reemplazando la fe con la ideología socialista y la cultura tradicional china. Muchos creyentes temen que eventualmente solo se les permita creer en el Partido Comunista. Debido a ello, numerosos pastores y predicadores de iglesias domésticas se niegan a unirse a la Iglesia dirigida por el Estado, enfureciendo claramente a las autoridades comunistas, quienes están intensificando la represión de iglesias domésticas al clausurarlas catalogándolas como lugares religiosos «no autorizados» o utilizando diversos pretextos.

Jiangxi: Un pastor fue arrestado y se confiscaron numerosas Biblias

El 6 de agosto, el Gobierno local clausuró un lugar de reunión perteneciente a una Iglesia doméstica emplazado en la ciudad de Jiujiang, en la provincia suroriental de Jiangxi, y arrestó e interrogó al pastor de la misma. Los miembros del personal del Departamento de Trabajo del Frente Unido de la ciudad y los oficiales de policía querían saber la cantidad de creyentes que componían la congregación, dónde se guardaba el dinero procedente de las donaciones y si la Iglesia tenía contacto con extranjeros. También intentaron obligar al pastor a revelar el paradero de un pastor perteneciente a otra iglesia, pero el mismo se negó a hablar. El pastor fue liberado más tarde ese mismo día, pero fue puesto bajo estricta vigilancia y se le prohibió abandonar la ciudad.

Aproximadamente un mes antes, una iglesia doméstica de Sola Fide emplazada en Jiujiang fue allanada por el Gobierno local. Según un miembro de la congregación, más de 20 funcionarios irrumpieron en la misma y confiscaron más de 300 biblias y otros libros espirituales, utilizando el argumento de que las reuniones de la iglesia eran ilegales ya que la misma se negaba a unirse a la Iglesia de las Tres Autonomías. Seis miembros de la iglesia, incluido el pastor, fueron arrestados y llevados a la estación de policía para ser interrogados.

Según un fiel de la iglesia, funcionarios de la Agencia de Asuntos Religiosos local trataron de convencer al pastor para que se uniera a la Iglesia dirigida por el Estado, prometiéndole la entrega de una vivienda y un puesto en el Gobierno, pero el mismo prometió a su congregación no comprometerse con el Gobierno. El lugar de reunión fue clausurado y los creyentes se vieron obligados a dispersarse en grupos más pequeños para poder seguir celebrando reuniones.

En Nanchang, la capital de Jiangxi, miembros del personal gubernamental de la ciudad irrumpieron en una iglesia de Sola Fide. El predicador les pidió que presentaran una orden de allanamiento, pero uno de los oficiales afirmó en tono altanero que podía realizar el tipo de registro que quisiera porque era un oficial de policía. Posteriormente, se confiscaron más de 1000 biblias e himnarios bajo el pretexto de que eran ilegales porque «no habían sido publicados por el Estado».

El 30 de junio, un lugar de reunión perteneciente a una Iglesia doméstica, emplazado en el distrito de Wanli de Nanchang, fue clausurado por no estar registrado, y la persona a cargo del mismo fue detenida para ser interrogada. Otros tres lugares de reunión emplazados en Nanchang también fueron clausurados.

Chengdu, Sichuan: una iglesia doméstica fue vaciada y clausurada

En el mes de mayo, la Iglesia Doméstica de Guanghua emplazada en Chengdu, la capital de la provincia suroccidental de Sichuan, fue clausurada por negarse a someterse al control gubernamental.

Los miembros de la congregación recordaron que, ese día, más de 20 funcionarios gubernamentales irrumpieron en el lugar de reunión y les ordenaron a los creyentes finalizar la reunión que estaban celebrando. Los oficiales de policía registraron las identificaciones de todos los creyentes que estaban presentes y los expulsaron de la iglesia. “Dense prisa y váyanse. No vuelvas más. Asignaremos gente para que vigile este lugar todos los días”, les gritó un oficial a los creyentes. Todas las pertenencias de la iglesia, incluidas las biblias, el podio, el equipo de sonido y más de 100 sillas, fueron retiradas por la fuerza del lugar.

La policía también preguntó si algún miembro de la Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana –una de las iglesias domésticas más prominentes de Chengdu y de todo el país que había sido severamente reprimida a fines del año pasado– había estado presente en el lugar de reunión. Aparentemente, las autoridades quieren asegurarse de que los miembros de la congregación de dicha Iglesia no continúen celebrando reuniones.

Oficiales de policía están allanando un lugar de reunión emplazado en Chengdu:

Para reprimir lugares religiosos, el PCCh a menudo utiliza una amplia variedad de pretextos. Hace seis años, las autoridades del poblado de Duqiao, administrado por la ciudad de Linhai, bajo la jurisdicción de la ciudad a nivel de prefectura de Taizhou, en la provincia oriental de Zhejiang, demolieron por la fuerza un lugar de reunión perteneciente a una Iglesia doméstica. Para continuar celebrando sus reuniones, los creyentes construyeron un cobertizo de bambú, pero funcionarios del poblado lo destruyeron en el mes de abril, alegando que «las medidas de control de incendios no alcanzaban los estándares especificados».

Durante la primavera, otro lugar de reunión perteneciente a una Iglesia doméstica emplazado en Duqiao recibió la orden de dejar de celebrar reuniones. «En China, el Partido Comunista toma las decisiones», afirmó con impotencia un predicador local. “Si los desobedeces, te arrestarán. No hay forma de persuadir al Partido Comunista”.

Fuente: Bitter Winter