(Vaticano) El Comité Interreligioso pedirá a la ONU que instituya el Día de la Fraternidad Humana

El Alto Comité Superior interreligioso creado para perseguir los objetivos del Pacto por la Paz firmado en Abu Dabi por Su Santidad y el Gran Imán de Alzhazar se ha reunido por primera vez en Roma, en la propia residencia del Papa, Casa Santa Marta, y ha resuelto pedir a la ONU que establezca una fecha entre el 3 y el 5 de febrero «Día de la Fraternidad Humana».

Uno no sabe qué le desconcierta más de la noticia, si la creación en sí misma de este comité, que el documento que informa de esta reunión -publicado en la web oficial del Vaticano- no mencione ni una sola vez a Cristo o el hecho de que una organización creada a instancias de un Papa se dirija a la ONU para establecer una festividad, esperemos que no de precepto.

El pasado mes de agosto, el Vaticano anunció la creación de un “alto comité” en Emiratos Árabes para aplicar el documento firmado el pasado mes de febrero. El comité, de siete miembros -musulmanes y católicos-, incluye al secretario personal de Francisco, padre Yoannis Lahzi Gaid, y al presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, el arzobispo español Miguel Angel Ayuso Guixot.

El documento sobre el que se basa el comité ya produjo una conmoción suficientemente entre los autores católicos, especialmente por esta afirmación incluida en el pacto: “El pluralismo y la diversidad de religión, color, sexo, raza y lengua son expresión de una sabia voluntad divina, con la que Dios creó a los seres humanos”. La declaración resultaba lo suficientemente desconcertante como para que el obispo de Astaná, Athanasius Schneider, arrancara al Santo Padre una matización: se refería, dijo, a la “voluntad pasiva” de Dios, es decir, a lo que permite. Naturalmente, eso no vuelve menos, sino más extraño, el texto en cuestión, porque la ‘voluntad permisiva’ de Dios lo abarca absolutamente todo y no tiene sentido citarla para dar autoridad a una situación.

Fuente: InfoVaticana