(Rusia) Persecución religiosa en Rusia contra los Testigos de Jehová

Rusia aplicó medidas judiciales enérgicas contra los Testigos de Jehová, encarcelando a seis partidarios de este segmento religioso cristiano, acusándolos de extremismo religioso.

Estas medidas, han sido denunciadas por los activistas de derechos humanos, quienes afirman que son injustificadas y van en contra de la libertad religiosa.

Un tribunal regional en Saratov, encarceló a seis Testigos de Jehová el jueves, con condenas de hasta tres años y medio, dijo el viernes una portavoz del tribunal ruso.

«Sí, fueron condenados», dijo la portavoz, Olga Pirueva. «Las penas iban desde tres años y seis meses hasta dos años (en la cárcel)».

Rusia los considera “extremistas”

El tribunal, encontró a los seis hombres culpables de participar en actividades de «una organización extremista», una referencia a un fallo de 2017 de la Corte Suprema de Rusia, que determinó que el grupo era una «organización extremista» y ordenó su disolución.

Los testigos de Jehová con sede en EE.UU. han estado bajo presión durante varios años en Rusia, donde la Iglesia Cristiana Ortodoxa dominante es defendida por el presidente Vladimir Putin.

Los eruditos cristianos ortodoxos los han calificado como «una secta extranjera peligrosa» que «erosiona las instituciones estatales y los valores tradicionales», alegaciones que los Testigos de Jehová rechazan categóricamente.

Persecución religiosa contra los Testigos de Jehová

Según el grupo, más de 250 Testigos de Jehová en Rusia enfrentan cargos penales, de los cuales 41 están detenidos y 23 bajo arresto domiciliario.

Sin embargo, los Testigos de Jehová dicen que la constitución de Rusia garantiza el derecho de sus adherentes a ejercer la libertad de religión y niegan las acusaciones de extremismo que les son imputadas por el estado ruso.

«Toda la lógica de la acusación se basó en la tesis especulativa de que la fe en Dios es ‘una continuación de las actividades de una organización extremista’»; dijo Jarrod Lopes, un portavoz del grupo con sede en EE.UU., en un comunicado.

Rusia pretende disolver el grupo cristiano

«En lugar de buscar y demostrar la culpabilidad de los acusados, el objetivo de la investigación era demostrar su afiliación religiosa; a pesar de que ninguna religión está prohibida en Rusia», agregó el comunicado.

Con cerca de 170.000 seguidores en Rusia y 8 millones en todo el mundo, los testigos de Jehová son una denominación cristiana conocida por la predicación de puerta en puerta; el estudio bíblico cercano y el rechazo del servicio militar y las transfusiones de sangre.

Así mismo, el grupo cree que el fin del mundo es inminente; un evento del cual solo «los obedientes» sobrevivirán para habitar en el Reino de Dios.

Fuente: ACN