Diplomáticos de Hungría y de Brasil denuncian ante la ONU que la persecución contra los cristianos sigue siendo ignorada

Por casos como los anteriores, la Misión Permanente de Hungría ante las Naciones Unidas y la Misión de Brasil ante este organismo patrocinaron un panel de discusión titulado ‘Reconstruyendo vidas, reconstruyendo comunidades: asegurando un futuro para los cristianos perseguidos’, en el marco de la 74ª sesión de la Asamblea General de la ONU. En el evento, varios ponentes recordaron la precaria situación de la libertad religiosa de los creyentes cristianos en numerosos países y reclamaron mayores acciones en favor del respeto a sus creencias, recoge Gaudium Press.

“El próximo Holocausto será de cristianos”, afirmó el Secretario de Asuntos Exteriores de Filipinas, Teodoro López Locsin Jr., al recordar que 4.100 cristianos fueron asesinados por su fe en 50 países en 2018 y que las cifras mensuales de estos crímenes ascienden en 2019 a 250 muertes en promedio. “En la política mundial, se ignora el hecho de que los cristianos están siendo perseguidos”, declaró por su parte el Ministro de Asuntos Exteriores y Comercio de Hungría, Peter Szijjarto. El funcionario lamentó la timidez de los países occidentales en denunciar la persecución a los cristianos y el empleo de términos como “minorías religiosas” para dejar de ver este problema como un asunto global.

El próximo Holocausto será de cristianos

Esta visión fue también criticada por el Ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo. “No existe una religión genérica y no podemos hablar de libertad religiosa de manera genérica”, explicó. “Algunos defienden la libertad religiosa siempre que no haya religión involucrada. … El mundo acepta el cristianismo siempre que sea un conjunto de valores sociales”.

La intervención de Hungría hizo énfasis en la necesidad de ayudar a las comunidades cristianas en Medio Oriente a poder mantener la presencia cristiana en la región. “Los Obispos nos piden que no invitemos a personas a establecerse en Europa porque eso contribuye a cumplir el objetivo de las organizaciones terroristas de eliminar a la comunidad cristiana”, indicó Szijjarto. Por este motivo, los esfuerzos del país se concentran en financiar la reconstrucción de hogares, templos, escuelas y servicios de salud en Siria.

Ernesto Araujo: “Algunos defienden la libertad religiosa siempre que no haya religión involucrada. … El mundo acepta el cristianismo siempre que sea un conjunto de valores sociales”

El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, expuso el ejemplo del paulatino retorno de los creyentes a la llanura de Nínive en Irak, como “una señal de que el mal no tiene la última palabra. También es un poderoso testimonio de la importancia de la presencia cristiana en el Medio Oriente, donde el cristianismo tiene sus raíces históricas más profundas y ha sido una fuente fundamental de paz, estabilidad y pluralismo durante siglos”. El purpurado reconoció la importancia indiscutible de la recuperación de la seguridad en la zona, pero afirmó que “para que ellos puedan recuperar un estilo de vida digno se requiere más”.