(España) Marcha contra la pobreza y jornada interreligiosa este sábado 19 de Octubre

Hablamos con Luis Fernando Corcuera, de la Delegación Diocesana de Migraciones en el Día Internacional para la erradicación de la pobreza 

La Diócesis de Vitoria ha convocado una manifestación el sábado 19 de octubre en la capital alavesa para reclamar «a las más altas instituciones políticas y económicas locales e internacionales» que trabajen por erradicar la pobreza de nuestra sociedad y de los países que más la padecen.

Luis Fernando Corcuera, de la Delegación Diocesana de Migraciones, nos ha trasladado su mensaje para animar a todos a sumarse e ir en unión contra la pobreza, a compartir la empatía por los más desfavorecidos y que se acelere un cambio en ese sentido. Escucha su mensaje en nuestro audio junto a la fotografía.

La salida de la marcha convocada será a las 18.45 horas en la sede del obispado, en la calle Vicente Goicoechea, y tendrá su final muy cerca, en la plaza de la Virgen Blanca. La marcha solidaria discurrirá tras una pancarta con el lema ‘No seas cómplice, rompe tus fronteras’ y concluirá con la lectura de un manifiesto en español, euskera, árabe, urdú, chino y rumano. El documento apelará «desde una visión interreligiosa a comprometerse con las personas más empobrecidas de nuestra realidad social y denunciar las desigualdades y exclusión contra personas, culturas y pueblos».

El Obispo de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde ha advertido de que ante la pobreza que afecta a millones de personas en todo el mundo, no se puede ser neutral, razón por la que se imponen, sostiene el prelado en una nota, «políticas económicas y sociales que eliminen desigualdades y el origen de la pobreza». En este sentido, el obispo solicita «una producción y consumo sostenibles, inversiones sociales que fomenten la cohesión social, el fin de la precariedad laboral y la educación en valores de respeto, diálogo, tolerancia y convivencia». Según la ONU, más de 800 millones de habitantes aún viven con menos de 1,20 euros al día y muchos de ellos carecen de acceso a alimentos, agua potable y saneamiento adecuado.

Previamente, a las 17:30h en el Salón de Actos del Obispado habrá un encuentro interreligioso donde católicos, ortodoxos, evangélicos y musulmanes compartirán sus reflexiones acerca de la pobreza y la necesidad de acabar con ella. Con un videoforum y acompañados de música, los convocantes construirán un muro simbólico para después derruirlo como metáfora de romper las fronteras que cada uno mismo se levanta en contra del desarrollo humano y, muchas veces inconscientemente, a favor de la exclusión social. Los movimientos católicos, ortodoxos, evangélicos, taoísta y la comunidad musulmana de Vitoria leerán pasajes de textos sagrados que marcan el camino para luchar contra la pobreza y ayudar al necesitado.

Durante esta semana, en muchas partes del planeta habrá movilizaciones para pedir a instituciones, bancos y grandes empresas el fin de la pobreza. El jueves 17 es la Jornada Internacional para la Erradicación de la Pobreza y diversas organizaciones internacionales como Naciones Unidas se movilizarán para llegar al objetivo de pobreza cero en el mundo. De esta manera, el Papa llama una vez más a los cristianos de todo el planeta a ser conscientes de que la mayor parte de los seres humanos viven por debajo de las condiciones mínimas de subsistencia. En todo el mundo, según la ONU, más de 800 millones de personas aún viven con menos de 1,20 euros al día y muchos carecen de acceso a alimentos, agua potable y saneamiento adecuados. Las misiones que los católicos sostienen en muchas partes y regiones desfavorecidas son indispensables para que cada vez sean más las personas que tengan oportunidades de prosperar, pese al riesgo que conlleva para los misioneros seguir sobre el terreno. Organizaciones católicas presentes en Álava como Cáritas, Manos Unidas y Misiones Diocesanas Vascas o programas como Berakah y el comedor social de Desamparadas son algunos ejemplos del compromiso de la Iglesia con los más necesitados y por la lucha contra la pobreza y la exclusión.

El 17 de octubre de 1987, el padre Joseph Wresinski, sacerdote francés y fundador del Movimiento por los derechos humanos del Cuarto Mundo, hizo un llamamiento para luchar contra la pobreza, animando a conmemorar un Día Mundial para esta causa. Cinco años después, la ONU, inspirada en ese llamamiento, declaró el 17 de octubre como el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. El Papa llama a todos los cristianos a “otorgar esperanza y consuelo a los pobres” y a colaborar cada uno desde donde pueda en ayudar a quien peor lo esté pasando.

Fuente: COPE