(Argentina) Feministas fueron a agredir la catedral; mientras, la Iglesia daba cobijo a mujeres

Enfrente, la valiente actitud de los policías (mayoritariamente mujeres) evitó daños a la catedral de La Plata (Argentina)

Como es habitual en cada Encuentro Nacional de Mujeres de la Argentina, un grupo de participantes se separó de la manifestación central de la cumbre feminista para expresarse con consignas y agravios para los católicos frente a la catedral o templo mayor de la ciudad que acoge el encuentro. Lo hicieron durante el día con una marcha y por la noche, abiertamente buscando una agresión más directa con fuego y artefactos contundentes.

Las vallas y la valiente actitud de policías, mayoritariamente mujeres, en particular durante la noche cuando un minúsculo grupo se quedó e incendió unas maderas para arrojar artefactos incendiarios, evitó daños la Catedral de La Plata, uno de los más bellos e imponentes templos de Sudamérica.

El “tetazo” contra la Iglesia, llamado así porque las manifestantes se muestran a cuerpo desnudo, presentó esta ocasión a un reducido grupo de mujeres, en contraste con las asistentes al Encuentro. No obstante, el grupo insultó con calumnias a la Iglesia católica y algunas de sus instituciones mientras pedía por la legalización del aborto y por la eliminación de todo apoyo estatal a entidades católicas. Las mismas consignas se escucharon en la marcha central, aunque sin esta beligerancia física como frente a la catedral.

Para evitar incidentes que pongan en riesgo la integridad de los fieles, el fin de semana el Arzobispado había previsto la suspensión de las Misas en los templos más emblemáticos. Además, el arzobispo Víctor Fernández había pedido a los católicos evitar cualquier forma de agresión verbal y toda iniciativa que “termine siendo provocativa”.

Por sus comentarios, hubo pintadas contra el Arzobispo en un edificio cercano a la catedral. E incluso críticas en redes sociales, a muchas de las cuales él mismo respondió desde su cuenta personal. El nivel de daño edilicio y sobre todo a la integridad física de los fieles, más allá de los hirientes agravios verbales, fue nulo en comparación con el de otros años.

La actitud de las manifestantes frente a la Catedral contrastó con la de la Iglesia local, que acogió al personal policial femenino llegado hasta la ciudad capital provincial para cuidar la masiva presencia de manifestantes en la ciudad. La situación fue especialmente dramática ante el temporal de lluvia y granizo vivido durante todo el fin de semana, ya que no había espacios previstos para su refugio. Las comunidades parroquiales acompañaron a las mujeres policías, e incluso el convento de Carmelitas recibió y resguardó de las inclemencias climáticas a un grupo de ellas.

Los agravios contra los templos católicos no son parte de la agenda oficial del encuentro, siempre se aclara, e incluso el trazado de la Marcha evitó la Catedral, pero aún así nunca hay explícitas condenas para ellos. El programa sí contempla tallares, charlas, intervenciones artísticas, siempre en temática feminista, de la que participan decenas de miles y se llevan adelante en un clima pacífico.

Formalmente están invitadas todas las mujeres, y durante mucho tiempo hubo grupos que buscaron expresar el disenso contra la, en los últimos años, postura oficial identificada siempre con postulados de la ideología del género. En algunos casos sus intervenciones eran dejadas de lado de las conclusiones, o directamente abucheadas.

En esta edición, sufrió la intolerancia un medio de comunicación que cubría el evento, la señal de cable TN. Por pitadas amenazantes sobre el camión móvil y pinturas en el lente de la cámara, el canal de noticias no pudo emitir la cobertura de la multitudinaria marcha de cierre, pese a que su periodista se mostraba entusiasmada por mostrar una marcha que juzgaba histórica y con cuyas consignas se identifica abiertamente. Por más que como se aclare y salte a la vista que este tipo de violencia física viene de parte de grupos minoritarios con respecto a la convocatoria del encuentro, siempre están.

ENM

Podría ser este el último Encuentro Nacional de Mujeres, ya que, como se refleja en los mismos talleres, las actividades se dirigen además a colectivos que no se identifican como tales. En ese sentido, trascendió que se abordaría un nuevo título para el evento: “Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales y No Binaries”.

Sin embargo, probablemente continúe la actitud de ese grupo dentro de las participantes que año a año asiste al Encuentro y se toma su tiempo para ir a atacar el templo local. Algo innecesario para la convivencia democrática, ya que existen otros medios pacíficos para expresarse, como se ha visto el año pasado en el Congreso de la Nación, y se vio la misma noche con un par de candidatos presidenciales llevado al debate sus consignas.

Fuente: Aleteia