9 expresiones en favor de la Libertad Religiosa reconocidas por la ONU

La Libertad Religiosa es el derecho humano que permite a todos los individuos pensar, expresar y actuar en base a sus más profundas creencias, de acuerdo con los dictados de su conciencia.

 

 

El derecho humano a la Libertad Religiosa, consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos bajo los principios de no discriminación y de igualdad ante la ley, afirma que la religión o las convicciones, para quien las profesa, constituyen uno de los elementos fundamentales de su concepción de la vida y que, por tanto, debe ser íntegramente respetada y garantizada.

 

 

 

Ya que este derecho contribuye a la realización de los objetivos de paz mundial, justicia social y amistad entre los pueblos y a la eliminación de prácticas que promueven la discriminación, la Organización de las Naciones Unidas, preocupada por las manifestaciones de intolerancia y por la existencia de discriminación hacia las esferas de la religión o las convicciones en algunos lugares del mundo decidió adoptar todas las medidas necesarias para la rápida eliminación de dicha intolerancia en todas sus formas y manifestaciones y para prevenir y combatir la discriminación por motivos de religión o convicciones y el 25 de noviembre de 1981 proclamó la Declaración sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones

Para evitar cualquier forma de intolerancia o discriminación fundada en la religión y promover la Libertad Religiosa, la Asamblea de la ONU enumeró las libertades que estaban comprendidas dentro de este derecho:

  1. Practicar el culto o celebrar reuniones en relación con la religión (y fundar y mantener lugares para esos fines);
  2. Fundar y mantener instituciones de beneficencia o humanitarias adecuadas;
  3. Confeccionar, adquirir y utilizar en cantidad suficiente los artículos y materiales necesarios para los ritos o costumbres de una religión;
  4. Escribir, publicar y difundir publicaciones pertinentes en esas esferas;
  5. Enseñar la religión en lugares aptos para esos fines;
  6. Solicitar y recibir contribuciones voluntarias financieras y de otro tipo de particulares e instituciones;
  7. Capacitar, nombrar, elegir y designar por sucesión los dirigentes que correspondan según las necesidades y normas de cualquier religión;
  8. Observar días de descanso y celebrar festividades y ceremonias de conformidad con los preceptos de una religión;
  9. Establecer y mantener comunicaciones con individuos y comunidades acerca de cuestiones de religión en el ámbito nacional y en el internacional.

Millones de personas profesan algún tipo de creencia religiosa en el mundo y esta es un elemento fundamental en sus vidas por eso el Derecho Humano a la libertad de religión debe ser respetada y garantizada íntegramente.